¿Qué dispara una alarma de coche? Todo lo que necesitas saber

Una alarma de automóvil es uno de los componentes esenciales del vehículo que lo protege contra robos y vandalismo. Sin embargo, estos dispositivos pueden activarse por una variedad de factores, muchos de los cuales tienen poco que ver con el peligro y los ladrones.

En las secciones que siguen, repasaremos todo lo que puede activar la alarma de un automóvil y le daremos consejos sobre cómo evitar ruidos no deseados.

¿Cómo funcionan las alarmas de coche?

En términos generales, las alarmas de los automóviles se activan por el movimiento cerca del vehículo en el que están instaladas. Por lo tanto, es indudable que se dispararán si alguien toca el vehículo, intenta abrir la puerta o forzarlo de cualquier otra forma.

Este hecho es posible debido a los diversos tipos de sensores que componen una alarma de coche. Van desde sensores de movimiento hasta aquellos que responden a vibraciones, lo que significa que realmente pueden detectar cualquier actividad sospechosa cerca de su vehículo.

Sin embargo, si una alarma consta de sensores extrasensibles, puede sonar sin que nadie la toque. En otras palabras, un gato callejero puede activarlo, o un pequeño pájaro volando y acercándose a su ventana.

Tipos de sensores de alarma de coche

Para explicar mejor cómo funcionan las diferentes alarmas de automóviles, las cubriremos con un poco más de detalle a continuación.

Sensores de puerta

Todas las alarmas de automóviles, sin importar cuán antiguas o sofisticadas sean, tienen sensores de puerta. Como su nombre lo indica, estos sensores detectan cualquier actividad relacionada con sus puertas, especialmente con respecto a sus cerraduras.

Por lo tanto, si un ladrón intenta entrar en su automóvil, los sensores se activarán de inmediato. Como resultado, la alarma comenzará a sonar, avisándote a ti o a cualquier otra persona cercana de que algo anda mal.

Es importante tener en cuenta que estos sensores generalmente no pueden detectar si alguien rompe la ventana y abre la puerta de su automóvil desde adentro. Este hecho tiene sentido, ya que los sensores son responsables únicamente del bloqueo.

Sensores de impacto

Aunque los sensores de puerta no pueden detectar la rotura de una ventana, los sensores de impacto o impacto pueden hacerlo en segundos. Como probablemente ya pueda adivinar, estos sensores detectan cualquier golpe o freno contundente que ocurra en el vehículo.

Ahora, estos sensores pueden caer en dos categorías separadas. Los sensores de choque de una sola etapa generalmente solo detectan golpes o roturas. Por otro lado, los modelos de dos etapas se apagan incluso con las vibraciones más leves. Así, pueden activar tu alarma cuando pasa un gato o salta sobre el techo o el capó de tu coche.

Hoy en día, todos los automóviles tienen sensores de impacto de una sola etapa. En cuanto a los sensores de doble etapa, generalmente se reservan para alarmas que están etiquetadas como extrasensibles.

Sensores de micrófono

Al igual que los sensores de impacto, los sensores de micrófono también pueden notificarte cuando alguien rompe tu ventana o golpea tu automóvil. Reaccionan al ruido repentino, lo que significa que el sonido de un golpe o la rotura de una ventana los activará.

Para garantizar que estos sensores no se disparen con el ruido normal que se puede escuchar en una ciudad bulliciosa, las empresas los fabrican utilizando una tecnología de detección única. Es decir, estos sensores detectan cambios repentinos en el nivel de ruido alrededor de los automóviles.

Así, no activarán tu alarma solo porque pasa un coche. En cambio, los sensores solo detectarán sonidos fuertes repentinos, especialmente aquellos que suenan como roturas o golpes.

Sensores de inclinación

Aunque la mayoría de la gente imagina a los ladrones rompiendo las puertas de sus autos o forzando la cerradura para robar su auto, algunos de ellos pueden ser un poco más creativos. Por ejemplo, muchos ladrones de autos roban su auto remolcándolo y llevándolo a un lugar remoto.

Para evitar el mismo destino, puede instalar una alarma de automóvil con sensores de inclinación. Distinguirán cualquier inclinación y movimiento sospechoso del vehículo y harán sonar la alarma tan pronto como ocurra.

Curiosamente, estos sensores suelen utilizar mercurio para detectar cualquier movimiento del vehículo. Si el automóvil se inclina, el mercurio se moverá hacia un lado del sensor y hará que se apague.

Sensores de proximidad

Por último, pero no menos importante, las alarmas para automóviles siempre vienen con sensores de proximidad. Detectan a cualquier persona que pase peligrosamente cerca de su vehículo, ya sea un ser humano o un animal, lo que los hace perfectos para su protección. Sin embargo, también pueden desencadenar muchas falsas alarmas.

Por ejemplo, su alarma puede sonar porque alguien pasa junto a ella en el estacionamiento. Del mismo modo, puede activarse si un gato o un perro corre debajo de él o si una paloma vuela sobre él. En algunos modelos de alarmas para automóviles de alta gama, estos sensores pueden incluso ser activados por el viento.

Disparadores comunes de alarmas de automóviles (además de los ladrones)

Como probablemente pueda deducir de estas descripciones de sensores, las falsas alarmas son una ocurrencia bastante común con la mayoría de las alarmas de automóviles. Independientemente de su modernidad y diseño sofisticado, el sensor puede dispararse fácilmente por error. Además, la alarma también puede sonar para avisarle que algo anda mal con su vehículo o uno de sus componentes.

Estos son algunos de los disparadores de alarmas de automóviles más comunes (excluyendo a los ladrones que intentan entrar en su vehículo).

Toques accidentales

Cuando deja su automóvil estacionado en la acera o en un estacionamiento lleno de gente, alguien podría tocarlo accidentalmente mientras pasa o intenta alcanzar su propio vehículo.

Este toque no tiene que durar mucho o ser particularmente duro. De hecho, incluso un ligero roce con la pierna o el hombro puede activar un sensor sensible de proximidad y movimiento. Lo mismo es cierto para cualquier animal que pase, ya que la alarma no puede diferenciar entre ellos y los humanos.

Viento fuerte

Hablando de cepillos ligeros, los vientos fuertes se encuentran entre las causas más comunes de alarmas de automóviles aparentemente aleatorias. Dado que el robo de automóviles se ha convertido cada vez más en un problema importante, las empresas automotrices han aceptado el desafío y han hecho que sus sensores sean más sensibles que nunca.

Desafortunadamente, estos sensores altamente sensibles tienen una desventaja significativa. Son mucho más fáciles de activar. Si bien esto es bueno para detectar intrusos, puede ser problemático si vive en áreas particularmente ventosas.

Afortunadamente, algunos sistemas de seguridad de automóviles le permiten reducir la sensibilidad de sus sensores, lo que aumenta el esfuerzo necesario para activarlos.

Abriendo la puerta con tu llave

Aunque las alarmas de los automóviles deben sonar cuando alguien intenta abrir la puerta sin llave, también pueden activarse cuando abres la puerta tú mismo. En la mayoría de los casos, eso ocurre debido a un control remoto que funciona mal.

Afortunadamente, este problema es increíblemente fácil de solucionar. En la mayoría de los casos, todo lo que tiene que hacer es obtener un nuevo llavero o arreglar el que ya usa. La solución que necesitará dependerá del problema exacto del llavero con el que esté lidiando.

Batería baja

Una batería de automóvil muerta o moribunda también activará la alarma de su automóvil. En los modelos de automóviles más nuevos, la alarma también estará acompañada por el indicador de batería parpadeando en rojo (bajo voltaje) o negro (batería descargada).

Si sospecha que su batería se está agotando, puede comprobarlo fácilmente midiendo su voltaje. Si está bajo, tendrás que recargarlo.

Otros problemas de batería

¿Ha revisado su batería y descubrió que está cargada después de todo? Bueno, no deberías ignorarlo como el culpable de activar la alarma de tu auto todavía. Antes de hacerlo, debe inspeccionarlo a fondo.

Por ejemplo, si los terminales de la batería están oxidados o dañados, la batería no podrá alimentar su vehículo como de costumbre. Como resultado, la alarma de su automóvil podría detectar ese problema y notificarle que la batería se está agotando.

Para evitar eso, debe verificar la batería por completo. Las lágrimas, el óxido y los daños serán claramente visibles, por lo que podrá saber si está lidiando con este problema.

Si encuentra algún signo visible de óxido, es probable que pueda deshacerse de él con un cepillo de alambre y cualquier limpiador de baterías del mercado. Pero si el óxido es extenso o hay daños adicionales, asegúrese de llevar el vehículo a un mecánico de inmediato. Al hacerlo, evitará problemas más graves en el futuro y garantizará que su vehículo sea seguro para operar.

Cerraduras de puertas defectuosas

Como ya se mencionó, los sensores particulares controlan las cerraduras de las puertas de su automóvil y se activan cuando alguien intenta abrir el vehículo a la fuerza. Sin embargo, si hay ciertos problemas con las cerraduras, los sensores pueden funcionar mal y enviar señales incluso cuando no hay peligro.

Generalmente, la alarma se activa si los sensores de las cerraduras se dañan debido a la exposición a los elementos. Lo mismo ocurre si los cables que conectan los sensores a las cerraduras se desgastan o rompen.

Si las roturas en el cableado activan la alarma, probablemente podrá solucionar el problema con un sellador de grasa protector. Sin embargo, es mejor llevar su automóvil a un profesional. De esa manera, se asegurará de que encuentren una buena solución a largo plazo que prevenga problemas similares en el futuro.

Una alarma que funciona mal

No hace falta decir que la alarma de su automóvil puede sonar porque la alarma en sí no funciona correctamente. Por lo general, eso sucede debido a una instalación incorrecta (es decir, falta de un paso crucial en el proceso de instalación).

Si sospecha que la alarma está defectuosa, puede llevársela al empleado del taller de automóviles que ayudó a instalarla. No importa cuál sea el problema, simplemente reinstalar la alarma debería ser suficiente para resolverlo.

Resumiendo

Las alarmas para automóviles pueden proteger su vehículo contra robo y vandalismo, así como también avisarle si algunas partes de su automóvil necesitan atención urgente. Sin embargo, las alarmas no son perfectas, por lo que pueden sonar incluso cuando no hay peligro inmediato. De hecho, el simple paso de un animal o el viento pueden desencadenarlo, generando un ruido innecesario y molesto.

Con suerte, esta guía lo ayudará a comprender mejor las alarmas de los automóviles y cómo funcionan. Si experimenta problemas frecuentes con su alarma y no puede identificar qué los está causando, siempre es una buena idea llevar el vehículo a un profesional. Al hacerlo, se asegurará de que el problema se aborde y resuelva realmente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: