Clase de atenuación de techo (CAC) explicada: clasificaciones, factores y más

Cuando se trata de diseño acústico en espacios interiores, destaca una métrica fundamental: la clase de atenuación del techo o CAC. En esta guía detallada, exploraremos qué es la clase de atenuación del techo, cómo leer las clasificaciones y qué factores afectan los números. Entonces, ¡siguenos!

¿Qué es la clase de atenuación del techo?

La clase de atenuación del techo es una medida utilizada para evaluar la eficacia de un sistema de techo como barrera a la transmisión del sonido aéreo entre espacios cerrados adyacentes que comparten una cámara de aire común sobre el techo.

Proporciona una indicación de qué tan bien un techo suspendido puede evitar que el sonido viaje de una habitación a la habitación de arriba o adyacente. Esto es crucial en entornos como edificios de oficinas, instalaciones sanitarias e instituciones educativas que suelen utilizar techos suspendidos y donde controlar la transmisión del sonido es esencial para la privacidad, la concentración y el bienestar general.

Las clasificaciones CAC se determinan mediante pruebas de laboratorio estandarizadas, a menudo realizadas de conformidad con ASTM E1414 (la norma estadounidense) o sus equivalentes internacionales.

Estas pruebas implican una configuración de dos habitaciones. Una habitación sirve como fuente de sonido, donde el sonido se genera mediante parlantes para producir un nivel de ruido conocido. La sala adyacente es la sala de recepción o “escucha”, donde se toman medidas para determinar cuánto sonido se ha atenuado (reducido) al atravesar el techo.

Comprensión de los números CAC: tabla

Las clasificaciones CAC van de 25 a 50, y cada rango corresponde a un nivel diferente de atenuación del sonido. A continuación se explica cómo interpretar estas cifras:

Rango CAC Eficacia Casos de uso típicos
25-29 Pobre No recomendado para espacios que requieran privacidad.
30-34 Aceptable Edificios residenciales o zonas de oficinas silenciosas.
35-39 Bien Ambientes de oficina estándar, algunos espacios educativos.
40-44 Excelente Oficinas ejecutivas, salas de conferencias.
45+ Superior Áreas de alta seguridad, instalaciones sanitarias.

En la práctica, una calificación CAC de 35 o superior suele considerarse adecuada para la mayoría de entornos profesionales, como oficinas, donde se necesita una privacidad sonora moderada. Sin embargo, en entornos que exigen altos niveles de privacidad sonora o aislamiento acústico (como centros de atención médica, oficinas legales o laboratorios de investigación y desarrollo), generalmente se recomienda un CAC de 40 o más.

Al mismo tiempo, es fundamental recordar que CAC es una métrica de rendimiento del sistema, lo que significa que la efectividad final puede verse afectada por qué tan bien esté instalado el sistema de techo.

Una mala instalación puede reducir fácilmente el rendimiento del CAC. Esto incluye factores como la calidad de los selladores utilizados, la integridad de los detalles del perímetro e incluso las penetraciones de HVAC en el techo.

Factores que afectan las calificaciones CAC

La clase de atenuación del techo (CAC) no es un número estático que existe de forma aislada. Es una bestia dinámica que está influenciada por una variedad de factores.

Material

El primero en la lista es el tipo de material utilizado en el sistema de techo. Los paneles de yeso, las losas de fibra mineral e incluso las losas acústicas especializadas ofrecen diferentes niveles de atenuación del sonido.

Por lo general, los materiales más densos con más masa por unidad de área son mejores para bloquear el sonido. Pero tenga cuidado: más masa no siempre significa mejor rendimiento. El material debe estar diseñado específicamente para reducir el ruido.

Espesor

Si el material es el alma de la clasificación CAC, entonces el espesor es el corazón.

En general, un material más grueso ofrecerá una mejor atenuación del sonido que uno más delgado. Esto se debe a que los materiales más gruesos tienen un valor de “ley de masas” más alto, lo que los hace más resistentes a la transmisión de ondas sonoras.

Pero como toda buena regla, hay excepciones. Algunos materiales ligeros diseñados pueden superar a sus homólogos más voluminosos.

Instalación

Puede tener el mejor material del mundo, pero si se instala incorrectamente, no obtendrá la calificación CAC que desea.

Los selladores, aisladores e incluso el tipo de tornillos utilizados pueden marcar una gran diferencia en la calificación final. Por eso es fundamental que cumpla con las pautas del fabricante. Incluso la orientación de las baldosas puede afectar el rendimiento general. Por lo tanto, no escatime en contratar instaladores cualificados.

Comparación con otras métricas acústicas: NRC, STC y CAC

Si se está sumergiendo en el mundo de la acústica, probablemente se haya topado con NRC (coeficiente de reducción de ruido) y STC (clase de transmisión de sonido) junto con CAC. Estas métricas son como hermanos en una familia, similares pero con características únicas.

NRC

NRC mide qué tan bien un material absorbe el sonido dentro de un espacio determinado. Piense en ello como la esponja del mundo acústico. Es crucial para reducir los ecos y las reverberaciones, pero no dice mucho sobre qué tan bien ese material bloquea el paso del sonido.

Entonces, si está buscando que su estudio de grabación esté libre de eco, NRC es su métrica de referencia. Pero no espere que aísle el sonido del tráfico de la habitación contigua.

STC

STC es otra métrica crítica que cuantifica qué tan bien suena una pared u otros bloques divisorios verticales. Es como el primo de CAC pero se centra en las paredes en lugar de en los techos. Por ejemplo, MLV tiene una calificación STC de alrededor de 27.

STC se utiliza generalmente en entornos donde hay paredes de altura completa que se extienden desde el suelo hasta el techo.

CAC

Luego tenemos CAC, que está diseñado específicamente para medir qué tan bien suenan los bloques de techo al viajar a espacios adyacentes. Si STC es el escudo de tus paredes, CAC es el casco de tu techo.

Entonces, si bien los tres (NRC, STC y CAC) son actores clave en el juego acústico, desempeñan funciones diferentes. NRC es para absorción, STC es para bloquear el sonido a través de las paredes y CAC es para prevenir la fuga de sonido a través de los techos.

No son intercambiables y comprender la diferencia puede ahorrarle mucho tiempo, dinero y noches de insomnio.

Marco normativo

Cuando se trata de clasificaciones de Clase de atenuación del techo (CAC), una talla no sirve para todos. Los diferentes países tienen reglas diferentes y es esencial estar en sintonía con los estándares locales.

La norma americana: ASTM Internacional

En los Estados Unidos, el estándar de oro para las clasificaciones CAC lo establece ASTM International, anteriormente conocida como Sociedad Estadounidense de Pruebas y Materiales.

La norma específica que escuchará citar con frecuencia es la ASTM E1414, que describe cómo se deben realizar las pruebas CAC y cómo se deben interpretar los datos.

Asegúrese de que los materiales de su techo y los métodos de instalación cumplan con estos criterios, o corre el riesgo no solo de infringir la ley sino también de vivir en un entorno acústico que no es óptimo.

Normas ISO en Europa

Los europeos deberían volver la vista hacia la Organización Internacional de Normalización, más conocida como ISO. Si bien los principios básicos siguen siendo los mismos, los procedimientos de prueba y las métricas de cumplimiento pueden diferir ligeramente.

Entonces, ya sea arquitecto, contratista o propietario de una vivienda, siempre verifique dos veces sus estándares locales o nacionales para las clasificaciones CAC. El incumplimiento no sólo conlleva el riesgo de sanciones; también puede significar rehacer el trabajo, lo cual no es divertido.

Resumiendo la importancia de las calificaciones CAC

Comprender los matices de la clase de atenuación del techo (CAC) puede cambiar las reglas del juego para su proyecto de construcción. Si está enfocado en mejorar la calidad de la transmisión de sonido en su trabajo o en sus espacios habitables, conocer sus calificaciones CAC no es negociable.

Al profundizar en los factores que afectan estas clasificaciones y cómo se alinean con otras métricas acústicas, estará bien encaminado para tomar decisiones informadas y duraderas para sus espacios interiores.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: