10 causas de un fuerte crujido en tu casa

Cuando algo sale mal en nuestros hogares, queremos saber qué pasó y cómo solucionarlo. Este artículo cubre las causas más comunes de los crujidos en una casa, incluidas muchas en las que quizás nunca haya pensado.

¡En algunos casos, no son problemas estructurales en absoluto! Conozca estas causas y soluciones para que pueda separar los problemas menores de los grandes y hacer las reparaciones de inmediato.

10 causas de ruidos fuertes de crujidos

Los crujidos suelen ser un signo de asentamiento, lo cual es normal y no motivo de alarma. A veces, los ruidos de crujidos son causados ​​por animales o por trabajos de plomería o electricidad en el edificio. Pero si escucha crujidos en sus paredes, pisos, techos o cualquier otro lugar, esto es lo que puede estar sucediendo:

1. Asentamiento de la casa

Cada hogar está sujeto a cierto asentamiento y las grietas son un resultado natural. A medida que el suelo se asienta, hace que los cimientos se agrieten y, a veces, incluso se desplacen. Cuando su casa se asienta, los cimientos se mueven y pueden aparecer grietas.

Si ha estado experimentando este tipo de problema, espere que las grietas aparezcan primero en las paredes exteriores. No son una gran preocupación a menos que continúen apareciendo o aumenten de tamaño con el tiempo. Si lo hacen, es posible que desee llamar a un profesional para una consulta.

2. Expansión Térmica

La expansión térmica es un cambio físico que ocurre cuando diferentes materiales se expanden y contraen a diferentes velocidades en respuesta al calor. Esto se manifiesta más comúnmente en forma de crujidos durante el invierno, cuando las fluctuaciones de temperatura son más frecuentes.

Dentro de las casas, se pueden desarrollar grietas en los ladrillos (llamados desconchados) debido a la expansión o contracción térmica. El hormigón también experimenta este fenómeno, con la aparición de fisuras en cimientos o suelos (llamado movimiento de juntas). Estas grietas tienden a ocurrir en áreas donde hay un cambio de material o donde un área de alto contenido de humedad ha permitido que el concreto se debilite.

Otra causa común de los crujidos es el enrasado del piso, que ocurre cuando las tablas de madera se expanden y contraen debido a los cambios de temperatura. A menudo, esto se puede remediar mediante el uso de aislamiento debajo de las tablas del piso.

3. Traqueteo de tuberías de agua

Las tuberías de agua se mueven cuando hay presión sobre ellas, lo que puede hacer que emitan chasquidos a medida que se expanden y contraen.

Sabrá si este es el caso si nota que aparecen manchas húmedas cerca de las tablas del piso o las paredes cerca de las tuberías que están sujetas a la presión de los cambios en la temperatura y el flujo de agua. Pero si escucha un fuerte sonido de estallido, eso es una indicación de que el suelo en movimiento ha ejercido presión sobre las tuberías.

Los crujidos también pueden ser signos de fugas de agua dentro de las paredes o techos. Esté atento a la decoloración alrededor de sus accesorios de plomería, alfombras y otros materiales para pisos.

4. Tarimas chirriantes

Todas las tablas del piso tienen lengüetas y ranuras y deben clavarse firmemente en su lugar. Cuando esto no se hace correctamente, las tablas pueden moverse ligeramente cuando se camina sobre ellas, creando ese chirrido revelador.

Las tablas del piso chirriantes también pueden ocurrir cuando la madera se ha secado y se encoge con el calor del verano o se expande con el frío del invierno. Es posible que las tablas se hayan instalado incorrectamente o que simplemente se hayan aflojado con el tiempo.

Si las tablas están sueltas, es posible que pueda apretarlas usted mismo con una barra de palanca y algunos tornillos. Probablemente debería considerar contratar a un profesional si no está familiarizado con el uso de barras de palanca o si nunca antes ha trabajado con herramientas de construcción como esta. No querrás correr el riesgo de lastimarte mientras tratas de arreglar las tablas del piso que rechinan.

5. Armazones de techo defectuosos

A veces, los crujidos son una señal de que hay un problema con el techo. Los ruidos de crujidos cerca de su techo generalmente son causados ​​​​por vigas de techo defectuosas. Estas son vigas de madera que forman la estructura de soporte de su techo.

Si no son lo suficientemente fuertes para sostener el techo, se agrietarán y provocarán fuertes ruidos sordos en el techo y las paredes superiores.

Las armaduras del techo generalmente se agrietan después de una gran nevada o fuertes lluvias. El peso del agua que se acumula en el techo es demasiado para ellos y eventualmente ceden bajo presión.

6. Bisagras de puerta

Una de las causas más comunes de los ruidos de crujidos en una casa suele ser el chirrido de las bisagras de las puertas. La apertura y el cierre constantes de las puertas hacen que las bisagras se aflojen, lo que, con el tiempo, permitirá que la puerta se mueva hacia adelante y hacia atrás sobre el pasador de la bisagra.

Las personas que viven en casas antiguas o que tienen puertas de madera son más susceptibles a este problema que las que tienen puertas de metal o vinilo. Una forma de evitar esto es aplicar un poco de spray de silicona en los pasadores de las bisagras. Esto evitará que la puerta se mueva y cause un exceso de ruido.

7. Plagas

Si escucha muchos crujidos y estallidos fuertes provenientes de su ático o sótano, es posible que tenga un pequeño problema con las criaturas.

Una variedad de bichos hacen ruidos en las paredes. Las ratas, los ratones, las ardillas y los mapaches son los culpables más comunes. Por lo general, puedes escucharlos correteando o arañando las paredes.

Estas criaturas pueden intentar treparse en los alféizares de las ventanas o en los plafones de los techos para llegar a las fuentes de alimento, lo que produce ruidos de crujidos como resultado de su peso. La mejor manera de mantenerlos fuera de su hogar es evitar el acceso con una puerta mosquitera bien ajustada. O bien, repare cualquier espacio en su ático y otras partes de su casa.

8. paneles de yeso

Drywall es el yeso utilizado para crear paredes interiores en el hogar promedio. Las láminas de paneles de yeso se instalan en las cavidades de las paredes enmarcadas. Cuando se instala correctamente, no escuchará ningún crujido ni sentirá vibraciones en su hogar.

Sin embargo, cuando la instalación es de mala calidad o la pared ha sido dañada por otros factores, habrá mucho movimiento en la pared. A medida que se expande y contrae con los cambios de temperatura durante las estaciones. Este movimiento puede producir una variedad de crujidos y vibraciones en su hogar.

Por lo general, puede ignorar estos ruidos a menos que se vuelvan excesivos, lo que puede indicar que tiene un problema grave.

9. Electrodomésticos

Los ruidos de golpes y crujidos que provienen de sus electrodomésticos a menudo son causados ​​por vibraciones. Es probable que la fuente se remonte a un rodamiento, ventilador, compresor u otros componentes mecánicos defectuosos. Cada vez que escuche un ruido extraño proveniente de sus electrodomésticos, es mejor consultar el manual del propietario para obtener instrucciones de servicio.

Los pequeños espacios en el sello de plástico entre su refrigerador y su puerta pueden hacer que la puerta haga un sonido de crujido o estallido cuando la abra. Esto a menudo desaparece si lubrica los sellos con vaselina o aerosol de silicona, pero a veces la causa es una bisagra rota que necesita ser reemplazada.

Si no puede identificar la causa del problema, debe comunicarse con un técnico de reparación de electrodomésticos calificado en su área. Un profesional experimentado eliminará la posibilidad de que se produzcan daños graves al ignorar estos síntomas.

10. Marcos de ventana

En muchos casos, los marcos de las ventanas pueden chirriar porque no están bien lubricados. Esto puede deberse a una variedad de factores, como el mal tiempo, el desmontaje de las ventanas o la humedad excesiva en los marcos.

Para arreglar, debe quitar la hoja y aplicar un lubricante de silicona alrededor de los corredores donde se mueven. También debe lubricar las bisagras y reemplazar los burletes desgastados o rotos para evitar problemas futuros. La hoja debe moverse suavemente después de volver a montarla.

Cómo prevenir los ruidos de crujidos en su casa

Los crujidos pueden provenir de una variedad de fuentes, tanto internas como externas. La mayoría de las veces, estos sonidos parecen inevitables, pero aquí hay algunas prácticas comunes para evitar los crujidos en su hogar:

  • Revise su ático en busca de posibles fugas. Después de que llueva intensamente, verifique si hay humedad detrás del aislamiento o de las tejas sueltas.
  • Sella cualquier grieta que encuentres con un sellador de espuma expansiva. Esto ayudará a evitar que el aire entre o salga de su hogar.
  • Busque signos de daños por agua en el techo y las paredes de su sótano. Los daños causados ​​por el agua a menudo pueden ser un signo de fugas en las tuberías, lo que puede causar crujidos en su hogar con el tiempo.
  • Haga que un profesional inspeccione sus tuberías de plomería en busca de signos de fugas o corrosión.
  • Limpie o repare las canaletas de lluvia y bajantes con una manguera de jardín con una boquilla conectada para dirigir el agua lejos de la casa para evitar la entrada de agua en la base de la pared de los cimientos.
  • Repare o reemplace las tejas rotas o faltantes en su techo para evitar fugas de agua en el espacio del ático o en las paredes interiores de su hogar.
  • Utilice burletes. Los burletes pueden ser una excelente manera de evitar que el aire se filtre alrededor de las ventanas, puertas y otras aberturas.
  • Sella cualquier agujero. Asegúrese de que no haya agujeros en las tablas del piso o espacios entre las tablas que puedan permitir que las ratas o los ratones entren a su casa.
  • Inspeccione los cimientos y los muros de contención.
  • Revise sus puertas y ventanas en busca de grietas y herrajes sueltos.

Conclusión

Si ha escuchado un fuerte crujido inexplicable dentro de su casa o lugar de trabajo, no se alarme. Es importante hacer los arreglos más pequeños usted mismo para que pueda manejar problemas más grandes en el futuro.

Lo último que desea hacer es ignorar los pequeños problemas, solo para descubrir que luego se vuelven más serios. El mantenimiento adecuado es muy útil.