La evolución de los materiales de los paneles acústicos

El sonido juega un papel esencial en cómo percibimos e interactuamos con nuestro entorno, ya sea natural o creado por el hombre. En la sociedad contemporánea, no sólo entendemos el comportamiento sonoro, sino que también podemos influir significativamente en él a través de paneles de pared acústicos y difusores estratégicamente colocados.

Sin embargo, la comprensión y manipulación de la acústica es un campo relativamente nuevo que ha experimentado rápidas transformaciones en unas pocas décadas.

En este artículo, exploraremos la fascinante evolución de los materiales de los paneles acústicos, destacando su evolución a lo largo de los siglos para que puedas entender cómo usarlos para transformar tu espacio.

La antigua comprensión de la acústica y sus aplicaciones

Mucho antes de la llegada de los micrófonos y los modernos sistemas de radiodifusión pública, las civilizaciones antiguas se enfrentaron a la necesidad de transmitir el sonido de forma eficaz a grandes audiencias.

Por ejemplo, los griegos y los romanos aprovecharon su comprensión rudimentaria de la acústica con el diseño de sus teatros al aire libre. Estas estructuras fueron meticulosamente planificadas para garantizar claridad y amplificación del sonido, con la mayoría de la audiencia ubicada dentro de la «distancia crítica», un concepto que no se definió oficialmente hasta el siglo XX.

Las características comunes incluyen:

  • Asientos inclinados: estos asientos amplificaban el sonido al garantizar un camino sin obstáculos para que se elevaran las ondas sonoras.
  • Espacios de orquesta semicirculares: estos espacios proporcionaban una forma óptima para la dispersión del sonido.
  • Materiales de construcción: la piedra y el mármol eran excelentes reflectores del sonido.
  • Vasijas resonantes de sonido: elaboradas en bronce o cerámica, estas vasijas servían para amplificar el sonido.
  • Fondos decorativos: además del valor estético, los fondos fueron diseñados para magnificar el sonido.

Es importante señalar que durante gran parte de la antigüedad, la atención se centró más en la amplificación que en la absorción. Al carecer de micrófonos o altavoces para aumentar los niveles de sonido, hubo que aprovechar al máximo la acústica natural del espacio. Naturalmente, esto está muy lejos de los enfoques modernos, que se centran en gran medida en controlar los reflejos del sonido y reducir el ruido no deseado.

Aun así, 2.000 años después, lugares como el teatro de Epidauro siguen estando notablemente optimizados acústicamente, un testimonio del ingenio y la comprensión práctica de la acústica que poseían estas primeras civilizaciones. Su trabajo sentó las bases para las innovaciones acústicas que estaban por llegar.

La evolución moderna de la acústica arquitectónica

La comprensión moderna de la acústica en la arquitectura debe en gran medida su inicio a Wallace Sabine, el progenitor de la acústica arquitectónica, un profesor de Harvard encargado de resolver el problema del eco del Museo de Arte Fogg.

Una de las principales salas de conferencias del museo tenía tanta reverberación que era imposible comunicarse claramente con un grupo. A través de una investigación meticulosa, Sabine desarrolló lo que ahora se conoce como la Ecuación de Sabine, que:

“Se utilizó el volumen, el área de superficie y el valor promedio del coeficiente de absorción de la habitación (básicamente, cuánto sonido se absorbe versus se refleja para todos los diferentes materiales en una habitación específica) para predecir el tiempo de reverberación de una habitación, brindando así a los arquitectos la capacidad de prever y controlar la calidad del sonido en los espacios que diseñaron”.

A partir de ahí, a Sabine se le asignó la tarea de abordar el entorno sonoro de la Iglesia de St. Thomas en Nueva York. Los arquitectos querían una catedral neogótica, hecha de piedra, con techos altos y vidrieras, pero con propiedades acústicas modernas que minimizaran la reverberación de modo que los feligreses pudieran escuchar el sermón con claridad.

En lugar de utilizar cortinas o paneles, que Sabine creía que restarían valor a la belleza estética de la iglesia, colaboró ​​con un fabricante para crear baldosas de cerámica que absorbieran el sonido, denominadas «baldosas Rumford». Terminada en 1913, la iglesia combinó con éxito imágenes góticas con una acústica moderna y sin eco.

Probablemente estos fueron los primeros paneles acústicos oficiales desarrollados con el único propósito de mejorar el sonido en un espacio.

La evolución de los paneles acústicos

En los primeros días de la acústica arquitectónica, la atención principal se prestaba a las grandes estructuras públicas y religiosas, como iglesias y palacios estatales. Pronto siguieron los primeros estudios de grabación, que utilizaron materiales acústicos tanto para la insonorización como para la absorción del sonido para crear entornos sonoros controlados.

En tales entornos, la absorción del sonido a menudo se lograba con bloques de fibra de vidrio cubiertos con arpillera o con tejas acústicas. La difusión se realizó mediante difusores policilíndricos caseros y se intentó el aislamiento del ruido externo con pisos flotantes.

Sin embargo, nuestra comprensión de la acústica ha avanzado a pasos agigantados, especialmente con el desarrollo de la tecnología y la ciencia modernas, transformando significativamente nuestra capacidad para controlar y modificar la acústica en prácticamente cualquier espacio. Como resultado, hoy en día hay disponible una amplia gama de materiales naturales y sintéticos, cada uno de ellos diseñado para satisfacer necesidades específicas de soluciones acústicas. Éstas incluyen:

  • poliéster polimax
  • lana de madera
  • celulosa CFAB
  • Algodón acústico adherido
  • Espuma de melamina de cara plana

Aproveche los materiales acústicos evolucionados de hoy con superficies acústicas

El viaje de la ingeniería acústica nos ha llevado desde los diseños intuitivos de los teatros antiguos hasta la precisión científica de los estudios y espacios arquitectónicos modernos. Hoy en día, este progreso permite a los consumidores seleccionar entre una variedad de productos acústicos, como paneles acústicos para paredes y paneles absorbentes de sonido, así como materiales, cada uno de ellos diseñado para optimizar su entorno acústico.

En Acoustical Surfaces, ofrecemos todo lo que pueda necesitar para el control del ruido de fondo. Ya sea que desee mejorar el sonido en una oficina, cine en casa, auditorio o lugar de culto, nuestra diversa selección de productos acústicos y de insonorización puede ayudarlo a transformar cualquier espacio en un entorno sonoro armonioso.

:

  • Revista Smithsonian. La acústica de los teatros griegos antiguos ya no es lo que solía ser. https://www.smithsonianmag.com/smart-news/acoustics-ancient-greek-theaters-may-no-longer-be-so-great-180965360/
  • 99 por ciento invisible. Reverberación: la evolución de la acústica arquitectónica. https://99percentinvisible.org/episode/reverb-evolution-architectural-acoustics/