Hablar en voz baja que es difícil de escuchar (deja de murmurar)

¿Alguna vez te has encontrado en una situación en la que un montón de gente estaba hablando y no podías lograr que te escucharan? Podría haber sido por el volumen de tu voz o simplemente porque el ambiente era demasiado ruidoso. De cualquier manera, esta experiencia probablemente se sintió algo alienante y desalentadora, especialmente si eres introvertido.

Bueno, tus días de murmullos están a punto de quedar atrás. En las siguientes secciones, repasaremos algunas de las razones más comunes para hablar en voz baja y luego ofreceremos consejos sobre cómo eliminar o al menos mejorar este hábito. ¡Sigue leyendo!

Hablar en voz baja: ¿Por qué sucede?

Lo primero es lo primero, abordemos las posibles causas de su voz baja y sus murmullos. Puede ser consecuencia de problemas tanto físicos como psicológicos.

Hablar bajo debido a la ansiedad y el estrés

En la mayoría de los casos, las personas hablan en voz baja debido al nerviosismo y la ansiedad. Este fenómeno es especialmente prominente en entornos sociales en los que estás rodeado de otras personas y no te sientes cómodo hablando.

En estas situaciones, muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que están hablando en voz baja o de que los demás no pueden oírlas bien. Simplemente están enfocados en su confusión interna y no pueden concentrarse lo suficiente como para prestar atención a los demás o cómo los perciben.

Desafortunadamente, hablar en voz baja en un entorno como este a menudo resulta en falta de comunicación o exclusión. Incluso si te piden que lo repitas, es probable que las personas continúen con la conversación rápidamente y tu comentario puede perderse fácilmente en el proceso.

Sin embargo, hay maneras de superar el miedo y la ansiedad y hablar más fuerte. Pero profundizaremos en ellos un poco más adelante.

Hablar bajo debido a problemas físicos

Por supuesto, a veces no puede hablar en voz alta, o incluso en un tono normal, porque tiene laringitis, una infección de garganta u otra afección similar. Si ese es el caso, tendrá dificultades para hablar, ya que hacerlo le irritará la garganta y le provocará tos y dolor.

Además, algunas personas nacen con laringe y pulmones más pequeños, por lo que son naturalmente más suaves y callados. Este hecho tiene sentido, ya que simplemente no pueden obtener suficiente aire para enunciar y hablar en voz alta. Sin embargo, ciertos trucos pueden ayudar a mejorar la capacidad vocal en ambos casos.

Cómo dejar de murmurar: todos los consejos que necesita

Ahora que sabe qué causa murmurar y hablar en voz baja, repasemos algunos trucos que puede usar para erradicar estos hábitos. Primero repasaremos consejos para personas con ansiedad social y luego nos centraremos en aquellos con problemas de garganta.

Abordar la ansiedad o el nerviosismo

Si solo habla en voz baja y en voz baja cuando está rodeado de otras personas, es seguro asumir que está sucediendo porque está nervioso o ansioso. Tu subconsciente está tratando de ayudarte haciéndote parecer más pequeño y atrayendo menos atención hacia ti, lo que resulta en una voz tranquila e imperceptible.

En términos generales, puedes tratar de mejorar tu habilidad para hablar en entornos sociales por tu cuenta. Si sigues recordándote a ti mismo que necesitas hablar más alto y que no estás en peligro, lo interiorizarás lentamente y serás más fácil de escuchar. Tomará tiempo, pero la práctica realmente hace al maestro.

Sin embargo, también es una buena idea pedir ayuda a un profesional. Es decir, los terapeutas certificados pueden hacer mucho para ayudarlo a mejorar su ansiedad y factores estresantes. Además, también pueden ayudarlo a encontrar sus raíces y causas, lo que, a su vez, puede ayudar a eliminar los desencadenantes.

Por lo tanto, depende de usted tomar una decisión. Puede ser inteligente intentar mejorar por su cuenta y ver cómo va. Si tiene éxito, no hay necesidad de ir a terapia. Pero si te encuentras luchando sin importar cuánto te esfuerces, siempre es una buena idea buscar a alguien que te ayude.

Haz ejercicios de respiración

Su respiración tiene un papel importante en la forma en que habla. Por ejemplo, si no está respirando correctamente, ya sea porque tiene demasiado o muy poco aire dentro de sus pulmones, podría murmurar o susurrar sin querer. Este fenómeno es especialmente común en las personas ansiosas, ya que generalmente tienen dificultades para obtener suficiente aire en general.

Una excelente manera de combatir la ansiedad y los problemas de voz baja es hacer ejercicios de respiración. Pueden ayudarlo a aclarar su mente y calmar sus nervios, así como a obtener suficiente aire para que su voz sea fuerte y se transmita a las distancias necesarias.

Los ejercicios más fáciles y generales implican que respires profundamente. Por ejemplo, puedes comenzar expulsando todo el aire de tus pulmones lentamente y aguantando unos segundos. Luego, comience a llenar sus pulmones con aire una vez más y deténgase cuando estén llenos. Puedes repetir esto cuantas veces al día lo necesites.

Otro ejercicio interesante implica que te acuestes y coloques un libro sobre tu abdomen. El objetivo es inhalar y exhalar profundamente para que el libro suba y baje con tus acciones.

Cualquiera que sea el método que elija, es importante tratar de aclarar su mente mientras practica. De esa forma, también combatirás la ansiedad y el nerviosismo, permitiendo que tu cuerpo y tu mente se relajen por completo.

hacer ejercicios vocales

Si crees que los ejercicios vocales solo están reservados para cantantes y actores, te equivocas. En realidad, pueden ayudar a cualquiera que tenga dificultades para hablar alto y claro, sin importar cuál sea la causa.

Entonces, la próxima vez que tenga unos minutos libres, intente hacer lo siguiente:

  • Abre la boca lo más que puedas, como lo harías al bostezar;
  • Mantenga esta posición durante unos segundos;
  • Comience a repetir ‘ho-hum’, tomándose un tiempo especial para extender el ‘hum’;
  • Después de 5 repeticiones, cierra la boca;
  • Mueva su mandíbula de lado a lado;
  • Repita al menos 5 veces al día.

Además de trabajar las cuerdas vocales, estos ejercicios también se enfocan en los músculos de la mandíbula. Al hacerlos más flexibles, también puede mejorar su capacidad de hablar para que suene más claro para quienes lo rodean.

Y en caso de que este ejercicio no suene muy apetecible o te aburra, también puedes probar cantando. Ya sea en karaoke o acapella, harás mucho por tu voz cantando tus canciones favoritas. Además, mejorará tanto el tono como el volumen, lo que también puede ayudarlo a hablar más alto.

La práctica hace la perfección

Como ya se mencionó, a veces las personas ni siquiera se dan cuenta de que están hablando en voz baja o murmurando. Es simple: se concentran en escuchar a los demás y mantenerse al día con los temas, por lo que en realidad no se escuchan a sí mismos.

En tales casos, es inteligente practicar hablar cuando estás solo. Puede intentar recrear la atmósfera y los niveles de volumen de una fiesta o reunión y prestar especial atención a su propia voz y tono. Si no puede concentrarse, intente grabar todo para que pueda escuchar claramente qué tan alto o bajo está hablando.

Luego, simplemente practique hablar más fuerte. Experimente con diferentes volúmenes y tonos, y encuentre uno que se adapte a sus circunstancias. Cuando lo haga, simplemente repítalo las veces suficientes para que se vuelva más natural para usted.

Si te sientes tonto hablando contigo mismo, siempre puedes pedirle a un amigo cercano o a un familiar que te ayude a practicar. Y si prefiere hacerlo solo, también es aconsejable leer en voz alta un libro o una revista.

Lidiando con dolencias físicas

Y finalmente, si tiene una infección de garganta u otra condición que hace que hablar sea doloroso o casi imposible por un tiempo, también hay trucos que puede usar.

Por ejemplo, beber algo caliente a medida que avanza el evento o la reunión puede mantener las cuerdas vocales y la garganta en mejores condiciones. Además, hablar despacio puede ayudar con cualquier irritación, ya que no entrarán ráfagas repentinas de aire en tu boca y llegarán a tu garganta.

Si está realizando una presentación, también puede ser útil pedir un micrófono. De esa manera, podrá hablar en voz más baja y aún llegar a todos en la sala.

Por último, también es preferible decirles a tus compañeros que estás luchando. Si están al tanto de su condición, se acercarán o le darán más tiempo para responder. Además, prestarán más atención a tus palabras, lo que les permitirá escucharte y entenderte mejor también.

Reflexiones finales sobre Low Talkers

Como puede ver, muchas causas pueden estar detrás de murmurar y hablar en voz baja, desde la ansiedad social y el nerviosismo hasta las infecciones de garganta y los atributos físicos generales de cada individuo.

Por suerte, la mayoría de estas causas también tienen soluciones que puedes probar. Abordar la fuente de la ansiedad, hacer ejercicios vocales y de respiración, así como hidratarse y practicar hablar por su cuenta, puede ayudar.

La mejor manera de determinar qué solución funciona para usted es experimentar. Por lo tanto, tómese el tiempo y el espacio para descubrir la raíz del problema y luego pruebe diferentes soluciones de esta lista. ¡Buena suerte!

ARTÍCULOS RELACIONADOS: