Así no se deben almacenar los alimentos

Mucha gente usa recipientes de plástico para guardar las sobras o los preparados de comida, pero hay puntos importantes que recordar en materia de seguridad alimentaria.

Configure la temperatura de su refrigerador en 39° Fahrenheit

Los microbiólogos advierten que las bacterias pueden multiplicarse más rápidamente en temperaturas más cálidas, por lo que es esencial mantener el refrigerador a 4 grados Celsius, que es aproximadamente 39 grados Fahrenheit.

Esta temperatura ayuda a ralentizar el crecimiento bacteriano y prolonga la vida útil de los alimentos perecederos. Es un paso fundamental para garantizar la seguridad alimentaria y prevenir enfermedades transmitidas por alimentos.

Enfríe los alimentos rápidamente antes de colocarlos en el refrigerador

Enfriar los alimentos rápidamente antes de colocarlos en el refrigerador ayuda a prevenir el crecimiento bacteriano y mantiene la seguridad alimentaria.

Cuando los alimentos se dejan a temperatura ambiente durante demasiado tiempo, las bacterias pueden multiplicarse rápidamente, aumentando el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Al enfriar los alimentos rápidamente, se ralentiza el crecimiento de bacterias, preservando la calidad y seguridad de los alimentos.

Utilice recipientes marcados con símbolos que indiquen que son seguros para el almacenamiento de alimentos

Al seleccionar recipientes para almacenar alimentos, es fundamental buscar símbolos o marcas específicos que indiquen que son seguros para el almacenamiento de alimentos.

Estos símbolos suelen incluir iconos como un tenedor y un vaso, que indican que el recipiente es adecuado para almacenar alimentos.

Estas marcas sirven como indicadores de que el recipiente está hecho de materiales aprobados para el contacto con alimentos y cumple con los estándares de seguridad para el almacenamiento de alimentos.

Evite el uso de recipientes de plástico viejos o rayados

El uso de recipientes de plástico viejos y rayados puede provocar la liberación de sustancias químicas nocivas en los alimentos, lo que supone riesgos para la salud.

Es especialmente importante tener esto en cuenta con artículos de plástico antiguos o antiguos, ya que es posible que no cumplan con las normas de seguridad modernas. Es más seguro optar por contenedores más nuevos y en buen estado para minimizar el potencial de lixiviación química.

Seguir estas pautas ayuda a mantener sus alimentos seguros y frescos por más tiempo.