9 consejos probados y verdaderos

Vivir en un complejo de apartamentos es una situación única. Estás rodeado de gente en todo momento y, a menudo, compartes los mismos espacios y servicios públicos, especialmente en unidades más pequeñas.

Para funcionar, este sistema de vida exige un tipo especial de cuidado y compromiso. En las secciones siguientes, cubriremos todo lo que puede y debe hacer para ser un vecino bueno y confiable para quienes lo rodean.

1. Mantenga el ruido bajo

En primer lugar, tendrás que aprender a estar más tranquilo mientras realizas tus tareas cotidianas. Eso incluye caminar suavemente, conseguir alfombras acolchadas para absorber el ruido y mantener la música a un volumen bajo o moderado.

Además, debes dejar todas las tareas ruidosas (como pasar la aspiradora, perforar o hacer funcionar la lavadora y la secadora) para las horas activas del día. Por lo tanto, no realices estas actividades en medio de la noche. En su lugar, complételos entre las 8 a. m. y las 8 p. m. para molestar a la menor cantidad posible de otros inquilinos.

Aunque puedas pensar que no es tan importante, también debes cuidar el volumen de tu voz. Es decir, incluso una conversación moderada se transmite bien a tus vecinos si tienes paredes delgadas y mantienes las ventanas abiertas.

Por supuesto, eso no significa que debas dejar de hablar y tener miedo de traer gente. Sin embargo, es imprescindible ser consciente del volumen y hacer un esfuerzo consciente para mantener la voz más baja.

En cuanto a tus movimientos por tu apartamento (que afectarán principalmente a tu vecino de abajo, si tienes uno), caminar en calcetines o pantuflas es una buena idea. Si no puedes o no quieres hacerlo, consigue un par de zapatos con suela blanda, ya que no harán demasiado ruido.

Presta especial atención a la forma en que caminas. En lugar de crear pisadas fuertes o pisotones, intente deslizarse o pisar con suavidad.

Finalmente, si eres un ávido amante de la televisión o las películas, los subtítulos deberían ser tu nuevo mejor amigo. Al usarlos, puedes mantener bajo el volumen de tu dispositivo y al mismo tiempo disfrutar de una excelente experiencia de visualización.

2. Mantenga limpias las áreas comunes

En los complejos de apartamentos hay que compartir algunas zonas comunes con otras personas. Entre ellos se incluyen los pasillos, las escaleras y, en determinados casos, los lavaderos o trasteros.

Cualesquiera que sean estas áreas, es importante mantenerlas ordenadas en todo momento. La mejor manera de hacerlo es elaborar un cronograma para limpiarlos en el que una persona diferente tenga esta tarea cada semana.

Si eso es lo que hace tu comunidad, lo tuyo es simplemente limpiar cuando te toque. Sin embargo, asegúrate de hacerlo bien, ya que todos podrán saber si aflojas para terminar lo antes posible.

Y cuando no te toque limpiar, intenta no dar a tus vecinos más trabajo del necesario. Así que evita derramar algo en los pasillos o en las escaleras. Además, no dejes huellas embarradas o mojadas, ya que no será fácil sacarlas.

En caso de que usted y los vecinos de su complejo de apartamentos también compartan un cuarto de lavado, utilícelo con cuidado. No dejes la ropa sucia u otros equipos esparcidos por la habitación y limpia la lavadora y la secadora cuando hayas terminado.

Aunque estos pasos pueden parecer complicados de realizar cada vez, en realidad no le quitarán mucho tiempo. Y cuando se conviertan en tus hábitos, ni siquiera lo pensarás dos veces antes de hacerlos.

3. Trate a sus vecinos como quiere que lo traten a usted

El siguiente consejo es sencillo: sea amable y respetuoso con sus vecinos. Una buena política es tratarlos de la misma manera que usted quiere que lo traten a usted, ya que así garantizará que todos se sientan escuchados y respetados.

Por ejemplo, deberías ofrecerte a ayudar a tus vecinos cuando estén cargando la compra o haciendo algo igualmente extenuante. Además, debes ser amable y hablar con ellos cuando te cruces.

Hacerlo no debería ser un problema, incluso si eres introvertido. Es decir, sólo una sonrisa y unas cuantas palabras bonitas serán suficientes para hacerte agradable, y ser servicial debería hacer el resto por ti.

Otro aspecto importante de este consejo es ser cordial cuando alguien acude a usted con un problema que tiene. Por ejemplo, tu vecino de abajo podría llamar a tu puerta y quejarse de que haces ruido.

Si bien escuchar eso puede molestarte, es importante mantener la calma y escucharlos. Luego, discúlpate y promete que serás más considerado en el futuro. En la mayoría de los casos, eso debería ser suficiente para aclarar las cosas y eliminar cualquier incomodidad.

Considerándolo todo, ser amable puede abrir muchas puertas y salvarte de vergüenza y conflictos innecesarios. Por lo tanto, haz lo mejor que puedas para tratar a los demás con amabilidad y serás dorado.

4. Siga la etiqueta de estacionamiento

¿Su complejo cuenta con estacionamiento con lugares designados para cada apartamento? En caso afirmativo, sólo deberás aparcar en la(s) plaza(s) reservada(s) para tu apartamento. Además, debes indicarles a tus invitados que también respeten estas reglas, especialmente si se quedarán por más tiempo.

No deberás, bajo ningún concepto, aparcar en las plazas de tus vecinos. Probablemente los enojará, lo que sólo creará más conflictos que nadie necesita. Así que quédate en tu propio lugar y todo estará bien.

Cuando se trata de su vehículo, asegúrese de que funcione en silencio, minimizando las molestias a los demás. También es fundamental que el sistema de alarma de su automóvil sea sensible, pero no demasiado, para evitar que se active innecesariamente, especialmente durante las horas nocturnas.

5.Asegúrese de que sus mascotas se porten bien

En caso de que tenga mascotas, especialmente aquellas con las que tiene que pasear todos los días, debe asegurarse de que estén entrenadas y se porten bien. Eso incluye enseñarles a estar tranquilos durante la noche, a no hacer demasiado ruido mientras juegan, etc.

Si tu mascota es un perro, también debes recogerlo mientras caminas. Eso se refiere tanto a su caca mientras estás afuera como a cualquier cabello o suciedad que pueda caerse mientras estás adentro. De esa manera, mantendrás limpios todos los espacios compartidos y te asegurarás de que tus vecinos no tengan nada de qué quejarse.

Otra cosa importante que debes recordar es que tu perro debe ser amigable. Por lo tanto, debes entrenarlos para que estén rodeados de personas desde una edad temprana. Si se abalanzan y ladran a los demás y apenas puedes contenerlos al caminar por el edificio, todos se asustarán.

Por lo tanto, invierte en algo de adiestramiento o consigue un perro más pequeño que sea más adecuado para un apartamento. De cualquier manera, tu objetivo debe ser tener un animal relativamente tranquilo y amigable a tu lado.

6. Participe en eventos comunitarios

Cada complejo de apartamentos tiene reuniones de inquilinos de vez en cuando. Estas reuniones se llevan a cabo con el propietario presente o solo con los inquilinos, todo dependiendo del tema de la reunión.

Generalmente, las reuniones se organizan para que los inquilinos puedan expresar todas sus inquietudes y llegar a acuerdos. Además, es un buen momento para fijar horarios de limpieza, acordar las reparaciones necesarias o hablar de cualquier otro tema relevante.

En la mayoría de los casos, estas reuniones ocurren en momentos en que la mayoría, si no todos, los inquilinos pueden estar presentes. Este hecho es importante, ya que todas las decisiones deben tomarse con la mayoría de votos a favor.

No hace falta decir que usted debe asistir a todas estas reuniones si está disponible. Por un lado, podrá opinar en asuntos importantes y abordar cualquier problema potencial que le preocupe.

Además, demostrarás a tus vecinos que te preocupas por tu comunidad. Como resultado, sabrán que usted siempre estará ahí para apoyarse, lo cual es un rasgo importante que todo buen vecino debe poseer.

7. Aprenda a comprometerse

No importa cuán amables y cordiales sean usted y sus vecinos, no podrá resolver todos los problemas de una manera que haga felices a todos. En otras palabras, la mayoría de las veces tendrá que llegar a acuerdos.

Ahora bien, llegar a un acuerdo suele ser más fácil de decir que de hacer. Después de todo, será difícil hacer que un grupo de personas concedan una cosa para recibir otra a cambio. Por eso estas conversaciones normalmente no resultan cómodas.

Aun así, por difícil que sea, será necesario encontrar compromisos para la calidad de vida de todos. Además, con el tiempo todo el mundo se irá acostumbrando a ellos, por lo que serán más fáciles.

Para ilustrar algunos de los compromisos que podría tener que hacer, aquí hay algunos ejemplos. Si el sonido de su cinta de correr molesta a su vecino de abajo, puede aceptar comprar un tapete reductor de ruido y usar la cinta de correr solo entre las 8 a. m. y las 8 p. m. Por otro lado, pueden aceptar no utilizar su batidora para hacer un batido a medianoche, por mucho hambre que les dé.

Alternativamente, puedes hablar con tus vecinos o enviarles un mensaje si tenéis una reunión para celebrar algo en vuestro apartamento. Dígales de antemano que habrá más ruido de lo habitual y que serán más indulgentes. Por supuesto, debes ser igual de comprensivo cuando les llegue el turno de organizar una fiesta.

La lista de situaciones sigue y sigue, pero con suerte podrás entender el panorama general. Mientras esté dispuesto a hacer concesiones, sus vecinos estarán dispuestos a hacer lo mismo y todos serán más felices.

8. Comprenda los límites y la privacidad

Para la mayoría de las personas, un hogar es un santuario y un lugar donde pueden relajarse y ser ellos mismos. Pero cuando esa casa está en un complejo de apartamentos, la privacidad se convierte en un problema.

Probablemente hayas notado que escuchar las conversaciones de otras personas es algo habitual en los edificios. Cuando ambos dejan las ventanas abiertas, el sonido se transmite con bastante facilidad y no puedes evitar escucharlo.

En tales circunstancias, debes intentar desconectarte de las cosas tanto como puedas. Probablemente quieras que otros hagan lo mismo por ti, por lo que no debería ser una tarea demasiado difícil.

Además, asegúrese de respetar los límites que establecen sus vecinos. Su espacio sigue siendo suyo, por lo que deben sentirse plenamente cómodos en él. Lo mismo ocurre contigo, naturalmente.

9. Comunicar, comunicar, comunicar

Y por último, la regla de oro. Cada problema, sin importar cuán grande o pequeño sea, se puede resolver mediante una comunicación honesta. Por lo tanto, esté siempre abierto a hablar con sus vecinos.

Mientras habla, sea cortés y amable, pero no se ande con rodeos. Ser directo es importante, ya que acelerará las cosas y probablemente ayudará a evitar situaciones incómodas en el futuro.

Sólo asegúrese de no confundir la franqueza con la mala educación. Por lo tanto, diga claramente lo que quiere decir, pero trate de mantener un tono ligero y amigable. Sus vecinos lo apreciarán y harán lo mismo, lo que hará que la resolución de cada conflicto sea más fluida.

Y si no te gusta hablar, siempre puedes enviarle un mensaje o una carta a tu vecino. De esa manera, tendrás más tiempo para descubrir lo que quieres decir y encontrar una manera respetuosa de hacerlo.

Para resumir

Si bien vivir en un complejo de apartamentos tiene sus desventajas, aprender a ser un buen vecino resuelve la mayoría de ellas. Algunos de los hábitos que podría desarrollar son estar más tranquilo en su casa, mantener ordenados los espacios compartidos y recoger sus excrementos o los de sus mascotas.

Aparte de esto, tendrás que aprender a comunicarte y llegar a acuerdos con tus vecinos. Probablemente le resulte difícil al principio, pero con el tiempo encontrará un lenguaje común.

Con suerte, esta guía le brindará todos los consejos que necesita para comenzar su viaje para convertirse en un gran vecino. Sígalos de cerca y se asegurará de que su complejo de apartamentos sea una comunidad armoniosa en poco tiempo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: