Ruido de bricolaje en un domingo: lo que se debe y lo que no se debe hacer

Última actualización: 4 de agosto de 2022 a las 13:24

Veamos lo que se debe y lo que no se debe hacer al hacer bricolaje el domingo. No se puede negar que nuestras vidas parecen haberse vuelto más ocupadas. A diferencia de décadas anteriores, ambos miembros del hogar tienden a trabajar. Entre el trabajo, los niños, las tareas domésticas y un poco de tiempo libre, nuestra capacidad para realizar otras tareas se ve realmente reducida. Eso significa que si necesitamos hacer un proyecto de bricolaje más grande, simplemente debemos trabajar un poco el domingo.

¿Cuáles son las reglas? ¿Cuáles son los pros y los contras de hacer bricolaje un domingo?

Mejores prácticas para hacer bricolaje en un domingo

hacer

  • Verifique las leyes en el área de su consejo. Las leyes sobre hacer ruido los domingos son muy similares, pero hay algunas diferencias. Algunos ayuntamientos sólo permiten trabajar los domingos en caso de reparaciones de emergencia. Asegúrese de saber exactamente cuándo puede hacer ruido, cuánto y cuándo debe detenerse.
  • Díselo a tus vecinos. Incluso si planea adherirse a todas las reglas del consejo, aún debe vivir junto a sus vecinos. Puedes proteger tu relación haciéndoles saber que puede haber un poco de ruido. Dígales a sus vecinos cuándo planea comenzar y qué tan fuerte será el ruido. Es posible que tus vecinos tengan planes un domingo pronto, y entonces puedas hacer tu bricolaje. Si no, al menos significa que saben cuánto tiempo tendrán que aguantar el ruido.
  • Planifique su proyecto para dejar las tareas más ruidosas hasta un poco más tarde si es posible. Es posible que la ley le permita hacer ruido a partir de las 10 am, pero si puede hacer el trabajo de preparación y dejar las herramientas eléctricas hasta las once, se convierte en un mejor vecino.
  • Trate de realizar las tareas más ruidosas lejos de las habitaciones que se unen a la propiedad de su vecino. Si puede hacerlo al otro lado de la casa o en el garaje, puede reducir la cantidad de ruido que escucharán.
  • Asegúrese de que el ruido que hace se mantenga en niveles aceptables. Muchos de nosotros vemos el bricolaje como una tarea necesaria pero no exactamente divertida. Entonces, podrías poner música para pasar el tiempo. Esto es comprensible, pero tenga en cuenta que es posible que tenga que subir el volumen de la música más de lo normal para escucharla. No empeore aún más el ruido de su bricolaje al poner música a todo volumen también. Considere los auriculares con cancelación de ruido si quiere escuchar música mientras trabaja.
  • Considere si puede usar una herramienta manual en lugar de una herramienta eléctrica. Puede que tarde un poco más, pero minimizará las molestias para sus vecinos. Si se requiere una herramienta eléctrica, asegúrese de que esté en buen estado de funcionamiento, para que no sea excesivamente ruidosa. Si la herramienta tiene múltiples niveles de potencia, use el más bajo que le permita completar su tarea.
  • Compre a sus vecinos un regalo de agradecimiento. Este consejo dista mucho de ser imprescindible, pero si has molestado a tus vecinos un domingo, una cajita de galletas o unas flores como agradecimiento por aguantar el ruido es una buena manera de mantener una relación amistosa con tus vecinos.
  • no hacer

  • No empieces antes de las 10 am. No importa lo que planees hacer o si crees que será tranquilo. Es mejor esperar hasta el tiempo permitido que arriesgarse a presentar una queja por ruido sobre usted a su consejo.
  • No continúe más allá del tiempo permitido. Puede ser tentador cuando casi hayas terminado, y solo un poco de tiempo adicional significa que no tienes que terminar tu bricolaje más tarde. Sin embargo, es una mala idea por dos razones. En primer lugar, podría causarle problemas con el departamento de salud ambiental del ayuntamiento y, en segundo lugar, es natural que sus vecinos quieran disfrutar de un domingo tranquilo. Cuatro horas es suficiente. Muerde la bala y acepta que tendrás que terminarlo otro día.
  • No grite por encima del ruido de las herramientas oa los miembros de la familia en otra habitación mientras trabaja. Ya estás trastocando la paz de tus vecinos con el bricolaje; no lo empeores
  • No hagas bricolaje dos domingos seguidos. Si se trata de un proyecto largo, es natural querer seguir adelante y terminarlo. Sin embargo, el domingo es un día de relajación para muchas personas. Haz bricolaje un domingo si es necesario, pero si todavía tienes trabajo para completar la semana siguiente, hazlo por la noche o el sábado. El trabajo puede llevar más tiempo, pero te convierte en un mejor vecino.
  • No hagas bricolaje por venganza. Si ha sido atormentado por vecinos desconsiderados que ponen música a todo volumen, discuten o pisotean su casa, es natural que desee vengarse un poco. Puedes pensar que un poco de bricolaje te da eso y mejora tu hogar; es ganar-ganar. Sin embargo, tenga en cuenta que, a menos que esté al final de una terraza, también tiene un vecino al otro lado. ¿Quieres dañar tu relación con ellos y convertirlos en víctimas inocentes? Incluso podría encontrarse en problemas con el consejo por ser una molestia de ruido. Puede ser tentador, pero luche contra los vecinos ruidosos a través del consejo y no combata el fuego con fuego.
  • No cause daños a la propiedad de su vecino. Esto no es solo los domingos, pero vale la pena recordarlo. Tenga cuidado cuando trabaje en una pared medianera, cerca de su camino o la cerca entre sus casas. Los daños accidentales podrían dejarlo con una factura por reparaciones y una relación fría con sus vecinos.
  • Para ir finalizando

    Hay momentos en los que necesitará completar una reparación o renovación y es inevitable realizar bricolaje el domingo. Sin embargo, debe ser considerado y considerar la paz y tranquilidad de sus vecinos.

    También debe tener en cuenta las reglas de su consejo. Consulta la situación con tu ayuntamiento y conversa sobre tus planes con tus vecinos. Con un poco de consideración y planificación, puede completar su proyecto y mantener relaciones amistosas con sus vecinos.