Materiales fonoabsorbentes: tipos y cómo funcionan.

A decir verdad, todos los materiales pueden absorber energía sonora hasta cierto punto. Sin embargo, los materiales que se señalan específicamente como absorbentes de sonido absorberán la mayor parte de la energía sonora que choca con ellos. Estos materiales especializados generalmente se denominan «materiales acústicos» y están diseñados para tener altas cualidades de absorción.

El uso principal de estos materiales es reducir los niveles de presión sonora reverberante. Esto conduce a una reducción de la reverberación general en un espacio.

Existen varios materiales fonoabsorbentes. Sin embargo, antes de discutirlos, primero debemos entender la diferencia entre la insonorización y la insonorización.

Insonorización frente a absorción de sonido: ¿Cuál es la diferencia?

Cuando se trata de acústica, hay dos opciones diferentes:

  • Puede absorber la energía reverberante que crea el sonido dentro de un espacio.
  • Puede evitar la transmisión de energía sonora.
  • El primero se conoce como absorbente de sonido y el segundo se conoce como insonorización. Ambas formas de manipulación del sonido utilizan materiales y productos específicos para combatir las ondas sonoras.

    Los materiales que absorben el sonido absorberán la mayor parte de la energía del sonido que choca con ellos y reflejarán muy poco. Estas cualidades los hacen útiles en el control del ruido dentro de un espacio o recinto. Se utilizan en una variedad de ubicaciones: cerca de la fuente del ruido, caminos o cerca de los receptores.

    La insonorización de un espacio implica cuatro conceptos: añadir masa, amortiguar, desacoplar y absorber. En la práctica, la absorción acústica es una forma de insonorización. Los materiales utilizados para insonorizar suelen ser densos y pesados, lo que les permite desacoplar estructuras. Gracias a su densidad, en lugar de que las ondas sonoras atraviesen la estructura, se reflejan en el espacio.

    Tipos de materiales fonoabsorbentes

    La absorción acústica es el proceso mediante el cual la energía del sonido se disipa y se transforma en otra forma de energía: calor, mecánica o deformación.

    Desde un punto de vista científico, existen tres tipos principales de absorbentes de sonido: poroso, de membrana y de resonancia.

    Existen varios materiales fonoabsorbentes. Su capacidad para absorber ondas sonoras depende en gran medida de la frecuencia, la composición, el grosor y el método de montaje.

    Absorbedores porosos

    Los materiales con un alto coeficiente de absorción acústica suelen ser porosos.

    A diferencia de los materiales de insonorización, los materiales fonoabsorbentes no son densos, son permeables. Las ondas sonoras penetran en la superficie de estos materiales y fluyen hacia la estructura fibrosa o celular que la componen.

    Es importante recordar que la energía nunca se puede crear ni destruir, solo se puede transformar. Los absorbentes porosos convertirán la energía sonora incidente en energía térmica a través de la fricción y la resistencia viscosa en la estructura fibrosa o celular del material.

    La cantidad de calor que generan las ondas sonoras es mínima; menos de 1 / 1.000.000 de vatio. Cuando se utilizan absorbentes de sonido porosos, solo una pequeña parte de la energía del sonido se refleja en el espacio.

    Los absorbentes de sonido porosos son más efectivos para frecuencias de rango medio o tonos agudos. Tienden a tener menos efecto hacia las frecuencias más bajas y tienen un efecto mínimo con los graves.

    Los ejemplos comunes de absorbentes de sonido porosos incluyen lana mineral, alfombras, tableros de fibra, mantas aislantes y ciertas formas de espuma plástica.

    Absorbedores de membrana / placa

    Un absorbente de membrana o placa es un material impermeable al aire, no rígido y no poroso que se coloca sobre un espacio aéreo. Cuando se aplica energía sonora al absorbedor hace que el sistema de oscilación (masa del panel frontal y el resorte formado por el aire atrapado) se transforme en energía mecánica.

    Estos materiales son típicamente de apariencia sólida y, como tales, comúnmente se pasan por alto como materiales que absorben el sonido. Dicho esto, son particularmente efectivos contra frecuencias de rango bajo, como los graves.

    También reflejarán sonidos de frecuencia más alta. Será necesario aplicar otras formas de insonorización y absorción para contrarrestar este efecto añadido.

    Ejemplos comunes de absorbentes de membrana son paneles de madera o tableros duros, techos suspendidos de yeso, ventanas, puertas de madera, placas de yeso y pisos de madera.

    Absorbedores de resonancia / resonancia

    Estos tipos de absorbentes de sonido generalmente solo se usan cuando necesita combatir el sonido en un rango de frecuencia estrecho pero definido. Se utilizan para centrarse en cuestiones relacionadas con las frecuencias bajas.

    Estos tipos de absorbentes funcionan en función de la presión sonora. Es esencialmente una masa (pared frontal o diafragma) que vibra contra un resorte (el aire dentro del absorbedor resonante). Al cambiar la masa o la rigidez del resorte, puede ajustar la frecuencia de resonancia.

    Funcionan de manera similar a la de un absorbente de membrana. Lo que significa que consisten en un sistema de oscilación mecánica con una placa sólida y un espacio de aire estrecho.

    Un ejemplo de absorbedor de resonancia sería una botella de Coca-Cola. Sin embargo, un ejemplo más práctico serían las capas de placas de yeso perforadas o láminas corrugadas de metal perforado. Donde las perforaciones son el cuello de la botella y el espacio detrás de las hojas es el contenedor de la botella.

    Materiales utilizados como absorbentes de sonido

    Las siguientes son aplicaciones prácticas de los conceptos antes mencionados. Recuerde, solo porque esté tratando de absorber el sonido no significa que tenga que vivir en un espacio que carece de estética.

    Cojines y Almohadas

    Los cojines y las almohadas se consideran absorbentes de sonido porosos. Sus superficies suaves y su material poroso pueden absorber ondas sonoras y convertirlas en energía térmica. En términos generales, cuanto más gruesos son, más sonido puedes absorber.

    Coloque almohadas y cojines de gran tamaño en sillas, sofás y camas. Incluso puede colocarlos en el suelo para crear un área de descanso informal pero acogedora que pueda absorber el sonido.

    Adornos de pared

    También puede utilizar tapices para absorber las ondas sonoras. Las pinturas, tapices y cuadros grandes pueden reducir las reverberaciones que atraviesan las paredes. Si tiene paredes desnudas en su casa o lugar de trabajo, coloque tapices para cubrir el espacio vacío.

    De todas estas opciones, los tapices de tela / lino son los mejores para la absorción, ya que son materiales gruesos y muy porosos.

    Alfombras y tapetes

    Las alfombras y tapetes pueden ayudar a absorber el ruido de impacto y prevenir la transmisión del sonido a través de las estructuras. Por ejemplo, pisadas a través de pisos / techos compartidos.

    Si tiene el presupuesto, la mejor opción es instalar una alfombra de pared a pared con un contrapiso insonorizante.

    Sin embargo, la alfombra de pared a pared es cara. Un buen sustituto son las alfombras de área gruesa con una capa de vinilo cargado en masa (MLV) adherida al fondo. Añaden masa al suelo y evitan el ruido transmitido por las estructuras.

    Cortinas y mantas

    La mejor manera de insonorizar las ventanas es reemplazándolas por ventanas de doble / triple panel o vidrio laminado.

    Sin embargo, reemplazar las ventanas es bastante caro. Como alternativa, puede utilizar cortinas y mantas insonorizadas para ayudar a absorber y ralentizar el paso de las ondas sonoras.

    Estos medios también se pueden colgar sobre puertas, paredes, etc.

    Película de ventana acústica

    El vidrio es delgado, altamente conductor y muy reflectante, lo que los convierte en barreras de sonido muy pobres. La película acústica para ventanas aumentará la densidad de la ventana y absorberá la transmisión de ondas sonoras, minimizando así los sonidos no deseados.

    Particiones acústicas

    Otro producto que puede utilizar para absorber el sonido es una partición acústica. Si bien no hacen mucho para bloquear el sonido, ofrecen una gran capacidad de absorción de sonido.

    Estos tabiques están hechos de materiales estructurales resistentes que están cubiertos con telas porosas que actúan como absorbentes de sonido. Esencialmente, actúan como un gran mueble blando en medio de una habitación abierta.

    Paneles de espuma acústica

    Los paneles de espuma acústica están hechos de material suave y poroso con muescas o copas. Cuélguelos en paredes, puertas o techos para que, en lugar de que las ondas sonoras se reflejen en estas superficies, sean absorbidas por el material poroso.

    Los paneles de espuma acústica vienen en una variedad de tamaños y colores. Para mejorar el atractivo visual, elija algunos colores diferentes y cuélguelos en un patrón en la superficie a la que los está aplicando.

    Resumiendo

    La insonorización es una forma de insonorización. Como hemos aprendido anteriormente, hay tres tipos principales de absorbentes de sonido: porosos, de membrana y de resonancia.

    Estos materiales funcionan absorbiendo ondas sonoras de distintas frecuencias. El resultado es muy poco sonido reflejado.

    A través de los materiales anteriores, puede absorber eficazmente el sonido en un espacio.