Los mejores tipos de difusores de sonido y cómo funcionan

Los difusores de sonido son un elemento básico en los hogares, estudios y pasillos modernos. La capacidad de suavizar, dispersar e incluso eliminar el sonido es una de las muchas razones por las que tantas personas eligen los difusores de sonido en lugar de otros productos.

Este artículo le brinda el resumen final sobre cómo funcionan los difusores de sonido y continúa explicando los diferentes tipos de difusores, incluido lo que debe buscar al comprar uno.

¿Qué es un difusor de sonido?

Los difusores de sonido pueden estar hechos de diferentes materiales y formas, pero todos están diseñados para disminuir los efectos audibles de los límites. Estos dispositivos se utilizan a menudo en estudios de grabación y otros lugares donde la calidad del sonido es especialmente importante.

Los difusores de sonido funcionan dispersando las ondas sonoras que les llegan en múltiples direcciones, por lo que el sonido producido es más uniforme. Esto se logra desviando algunas ondas que golpean una superficie, para que puedan viajar al otro lado. El resultado es una menor concentración en ciertas direcciones, lo que reduce la retroalimentación y el eco.

Los métodos convencionales utilizados para lograr estos efectos incluyen colgar telas de los techos, colocar material absorbente en las paredes o hacer uso de formas de habitaciones especializadas.

Se puede crear un difusor de sonido a partir de cualquier número de materiales. En la mayoría de los casos, estos materiales son algún tipo de espuma o plástico. Algunos materiales tienen un mejor grado de difusión que otros, pero a menudo es necesario probar varios tipos diferentes hasta que encuentre el que mejor se adapte a sus necesidades.

¿Cómo trabajan?

Un difusor de sonido es un dispositivo que aumenta la difusión del sonido. Los difusores están diseñados para dispersar las ondas de sonido en muchas direcciones en lugar de reflejarlas en una sola dirección.

El propósito de un difusor es hacer que la energía acústica de una fuente se extienda por un área lo más amplia posible. Los difusores de sonido funcionan dividiendo las ondas de sonido en miles de bandas de frecuencia diferentes.

A diferencia de los materiales tradicionales, los difusores de sonido modernos no reflejan ni absorben el sonido; lo dispersan en un área amplia. Luego, las frecuencias individuales se absorben y disipan para que los humanos ya no escuchen los sonidos originales. Esto reduce la intensidad del sonido en cualquier punto y dificulta la localización de la fuente, especialmente en espacios grandes como auditorios y salas de conciertos.

Los difusores de sonido se utilizan en muchos lugares donde pueden producirse ruidos no deseados, como ecos o reverberaciones. También se utilizan para proteger a las personas sensibles al ruido, como aquellas que sufren pérdida de audición debido a la edad o a niveles excesivos de ruido en el trabajo o en el hogar.

La difusión de sonido también se puede utilizar para bloquear sonidos, como alarmas contra incendios, campanas escolares y monitores de bebés. Los difusores de sonido funcionan reflejando las ondas de sonido en la habitación de donde provienen en lugar de permitir que viajen a través de una puerta o ventana abierta.

Difusión vs Absorción

La difusión es una forma de distribuir la energía acústica por el espacio de manera uniforme, lo que sirve para reducir el nivel sonoro máximo. También crea un campo sonoro difuso que parece tener algo de profundidad y anchura.

La desventaja es que el proceso de difusión implica distribuir las frecuencias «buenas» junto con las «malas». Dado que la mayoría de los reflejos de los límites son de baja frecuencia, cualquier tratamiento de superficie que difunda el sonido de manera efectiva también difundirá la energía de baja frecuencia.

Aquí es donde entra en juego la absorción del sonido. La absorción es una forma de sacar las malas frecuencias de la habitación sin volver a introducirlas más tarde. La absorción ideal sería completa y selectiva en todas las frecuencias, pero ningún material por sí solo lo hace bien, por lo que a menudo se utilizan combinaciones.

La combinación clásica para el uso de cine en casa es la absorción en las paredes laterales y traseras combinada con la difusión en el techo y el suelo. Esto proporciona un buen rendimiento en un amplio rango de frecuencias con una buena libertad de eco fluctuante y reflejos múltiples.

Difusor o absorbente de sonido: ¿cuál es mejor para ti?

Tanto el difusor como el absorbente son herramientas para controlar la acústica de una sala, pero lo hacen de formas muy diferentes. Uno coloca materiales absorbentes alrededor de una habitación y el otro irradia sonido alrededor de la habitación.

Los dos tipos de dispositivos hacen lo que hacen por diferentes mecanismos; sus resultados son cuantitativamente diferentes y cualitativamente diferentes. En cierto modo, son opuestos, pero ambos se pueden usar en el mismo espacio para crear un buen equilibrio de sonido.

Un difusor de sonido es un dispositivo que intenta dividir las ondas sonoras en muchas ondas más pequeñas con mucha menos energía que el original. Los absorbentes hacen lo contrario: intentan contener y absorber cualquier onda de sonido que entre en su área.

Ambos tipos de dispositivos se utilizan en cines en casa, configuraciones de varias habitaciones y salas de batería para crear entornos acústicos óptimos.

Tratar su habitación con un difusor de sonido o un absorbente hará que suene mejor. Sin embargo, dependiendo de tu entorno acústico, uno u otro puede ser más apropiado.

Por ejemplo, si tiene una habitación pequeña con poca reverberación, es probable que el uso de un difusor solo resulte en la dispersión de los reflejos existentes en la habitación. Si tiene una habitación grande con algo de reverberación natural, es probable que el uso de un absorbente con difusores bien colocados le proporcione mejores resultados.

Los 5 mejores tipos de difusores de sonido

Se puede lograr una buena sala acústica sin importar el tamaño o la forma. Utilizando varios tipos de difusores de sonido disponibles en el mercado hoy en día.

Los cinco tipos más comunes de difusores de sonido son:

1. Difusor de residuos cuadráticos (QRD)

Los QRD son efectivos en el tratamiento de sonidos de baja frecuencia. Está formado por cuadrados, rectángulos o triángulos. Estas formas funcionan mediante la creación de un conjunto de frentes de onda paralelos con crestas y valles de onda superpuestos.

Última actualización el 2022-02-08 a las 16:26 / Imágenes de Imágenes Gratis

Las formas crean una serie de suaves reflejos que ayudan a difuminar las reverberaciones de la habitación. QRD es una excelente opción para mejorar la calidad del sonido en cualquier habitación. Es muy recomendable para lugares como estudios de grabación, gimnasios y cines en casa.

2. Paneles Acústicos y de Color

Los diseños de patrones y los paneles de color están diseñados específicamente para ofrecer una solución acústica a los problemas de reverberación intensa, manteniendo al mismo tiempo el atractivo estético de un espacio. Estos paneles vienen en una variedad de patrones, formas y colores que seguramente complementarán cualquier ambiente.

Los paneles de color también están disponibles en formas y tamaños personalizados. Los diseños de patrones se pueden pedir a medida con un patrón, forma y tamaño únicos para que pueda crear el aspecto adecuado para su espacio.

3. Difusor Skyline

Los difusores Skyline están hechos de tela o madera y contienen bloques de diferentes alturas. Estos están dispuestos en un diseño único y patentado que crea una sombra acústica dentro de los límites físicos del difusor.

¿Qué significa esto?

Significa que el sonido se aleja del techo y las paredes, lo que permite que se proyecte de manera más uniforme en toda la habitación. Los difusores Skyline pueden funcionar de manera efectiva con cualquier tipo de altavoz, incluidos los de techo o de pared. Esto los hace ideales tanto para uso comercial como residencial.

4. Difusor acústico de fibra de vidrio

La fibra de vidrio existe desde hace años y sigue siendo muy popular porque es muy asequible. Se puede encontrar en muchas ferreterías y es fácil de instalar. Los difusores de fibra de vidrio están hechos de un material de celda abierta que parece una esponja.

Cuando golpea con ondas de sonido, las absorbe y luego las libera con el tiempo, creando difusión a través de la absorción. La calidad de absorción significa que la fibra de vidrio no alterará la calidad del sonido después de la difusión.

5. Difusor de sonido de barril

El difusor de sonido de barril es el tipo más común de panel difusor de sonido que se encuentra en los estudios de grabación de todo el mundo. Estos consisten en un cilindro exterior y un núcleo interior. La función es romper las ondas de sonido y distribuirlas en un arco de 90 grados. Esto ayuda a reducir las ondas estacionarias, el eco de aleteo y el filtrado de peine.

El difusor de sonido cilíndrico consta de dos láminas de madera contrachapada con un espacio en el medio que se rellena con varios materiales.

El propósito de este diseño es crear una superficie «reflectante» en un lado. El otro lado actúa como una barrera para evitar que el audio se escape detrás del panel. El resultado es la capacidad de concentrar la energía de audio en un área específica mientras controla los reflejos bloqueando otras áreas.

Entonces, ahí lo tiene: una mirada más cercana a los difusores de sonido, qué hacen y cómo usarlos en aplicaciones musicales. Con muchos ejemplos diferentes, está claro que los difusores de sonido hacen un gran trabajo para mejorar la respuesta acústica general.

Si necesita una nueva forma de mejorar la calidad de su sonido, asegúrese de investigar las opciones de difusor de sonido. Utilizados predominantemente en estudios de grabación, también se pueden aplicar a una gran cantidad de otras aplicaciones, como refuerzo de sonido en vivo e incluso audio y video en el hogar.

Así que no tenga miedo de experimentar con algunas opciones diferentes para ver cuál funciona para usted y su configuración.