Cuándo dejar de usar ruido blanco para el bebé: lo que debe saber

Para todos los padres, las noches de insomnio son la norma durante el primer año de vida de sus bebés. Para descansar al menos un poco, intentan encontrar soluciones creativas para que sus bebés duerman mejor. En esa búsqueda, muchos han recurrido al ruido blanco, que ha demostrado ser una opción eficaz y de calidad.

Pero, ¿cuándo es el momento adecuado para dejar de usar ruido blanco para tu bebé? Sigue leyendo para aprender todo sobre los entresijos del ruido blanco y cuándo es el momento de decir adiós a este ayudante para dormir.

Ruido blanco: una descripción general

A menudo llamado ruido de banda ancha, el ruido blanco se define como una combinación invariable de sonidos con diferentes frecuencias. Este tipo de ruido incluye todas las frecuencias que el oído humano puede captar al tocar todas a la vez con la misma intensidad.

¿Cómo puede ayudar el ruido blanco?

Dado que puede sonar relajante, el ruido blanco puede ayudar a los humanos de todas las edades a conciliar el sueño más rápido. Además, encender una máquina de ruido blanco durante la noche también puede ayudarlo a permanecer dormido por más tiempo, permitiendo que su cuerpo y mente descansen lo suficiente.

En la mayoría de los casos, el ruido blanco es útil porque enmascara con éxito cualquier otro sonido que pueda molestarlo mientras duerme, desde los ronquidos hasta el ruido del tráfico. Además, su cerebro se acostumbra rápidamente al ruido y la mera rutina de escucharlo se vuelve relajante después de un tiempo.

¿Por qué se recomienda especialmente el ruido blanco para los bebés?

Según investigaciones, los bebés escuchan mucho ruido mientras se desarrollan y crecen en el útero. Entre otros, pueden escuchar los latidos del corazón de su madre, los movimientos digestivos y la expansión y contracción de ciertos vasos sanguíneos. Además, también pueden escuchar los otros órganos de la madre realizando sus funciones diarias.

Dado que todos estos sonidos tienen frecuencias variables pero son de la misma intensidad, se asemejan al ruido blanco. Por lo tanto, cuando reproduce este tipo de ruido para su bebé, le recuerda el útero, lo que lo calma de inmediato.

Por supuesto, este hecho podría no ser cierto para todos los bebés. Por lo tanto, aún es mejor monitorear de cerca las reacciones de su bebé mientras suena el ruido blanco.

Señales tempranas de que debe dejar de usar ruido blanco para su bebé

Como ocurre con la mayoría de las cosas en la vida, el ruido blanco no es un remedio universalmente exitoso para las noches de insomnio. Si bien puede ayudar a algunos a tener un sueño reparador y continuo, para otros es una distracción y una molestia.

La mejor manera de verificar si el ruido blanco funciona para alguien, en este caso, su bebé, es probarlo. Por ejemplo, puede intentar reproducir una máquina de ruido blanco o una compilación de videos de ruido blanco de YouTube.

Si los sonidos tranquilizan a su bebé y puede verlo relajarse y adormecerse, siga jugando. Pero si ves que se están poniendo de mal humor y agitados, lo mejor es que te detengas.

Además, es recomendable seguir vigilando a tu bebé mientras duerme con el ruido blanco de fondo. Si nota que parece estar incómodo o si se queja mientras duerme, la máquina o el video podrían estar haciendo más daño que bien.

Por otro lado, si notas que el ruido les ha ayudado a dormir toda la noche (o al menos más de lo habitual), puedes llamarlo un éxito. De cualquier manera, es esencial prestar atención a su bebé, sus respuestas y cómo se comporta. De esa forma, podrás hacer lo mejor para ellos en cada momento.

¿Está utilizando correctamente el ruido blanco?

Si se administra con cuidado y siguiendo reglas específicas, el ruido blanco debería ser seguro para los bebés, sin importar cuán pequeños sean. Sin embargo, estas reglas realmente deben seguirse al pie de la letra o debe dejar de reproducir ruido blanco de inmediato.

En primer lugar, es esencial mantener la máquina de ruido blanco al menos a 2 metros de distancia de la cuna de su bebé en todo momento. Además, nunca debe hacer funcionar la máquina en su configuración más alta. En su lugar, elija uno más bajo que no sea demasiado alto.

El motivo de estas precauciones radica en el hecho de que los oídos de los bebés son mucho más sensibles que los de los adultos. Por lo tanto, el ruido fuerte continuo puede dañar su audición y provocar graves consecuencias a largo plazo.

Estas recomendaciones provienen de la Academia Estadounidense de Pediatría, que probó varias máquinas de ruido blanco para medir su seguridad para los bebés. Dado que encontraron que todos los modelos incluidos en el estudio excedían los niveles de ruido recomendados, calcularon la distancia óptima necesaria para que las máquinas fueran igualmente seguras y efectivas.

Por lo tanto, si usa ruido blanco para ayudar a su bebé a dormir, asegúrese de que nunca sea más fuerte que una conversación normal o una ducha corriendo de fondo (hasta 45 decibelios). Al hacerlo, se asegurará de que la audición de su bebé permanezca ilesa.

Elija una máquina de ruido blanco de calidad

Al buscar una máquina de ruido blanco para su bebé, es importante prestar atención a algunas características clave.

En primer lugar, busca siempre modelos que tengan varios niveles de volumen. Tres es el mínimo que debe elegir, y hay máquinas que ofrecen hasta cinco o seis. Al comprar una máquina de este tipo, se asegurará de que el ruido nunca sea demasiado alto para su bebé.

A continuación, es inteligente obtener un modelo que pueda reproducir grabaciones y producir ruido blanco por sí solo. De esa manera, puede experimentar y también reproducir canciones de cuna o sonidos de la naturaleza para su hijo.

Y finalmente, debería derrochar un poco cuando compre su máquina de ruido blanco. Aunque los precios elevados no siempre equivalen a la mejor calidad, es mejor comprar un buen modelo con excelentes críticas. Estas máquinas suelen costar un poco más, pero también duran más, lo que las convierte en una excelente inversión a largo plazo.

¿Cuándo la mayoría de los padres dejan de usar ruido blanco para sus bebés?

No hay reglas explícitas que digan exactamente cuándo un padre debe dejar de jugar ruido blanco para su bebé. En otras palabras, la decisión varía de bebé a bebé y de padre a padre.

En términos generales, la mayoría de los padres tienden a dejar de usar máquinas de ruido blanco cuando sus hijos se vuelven pequeños. Por lo tanto, la edad óptima es entre los 2 y los 4 años.

Por supuesto, también puede detenerse antes. Es una buena idea, especialmente si nota que su hijo puede quedarse dormido incluso sin la máquina. En ese caso, puedes empezar a experimentar con el sueño silencioso para ver cómo reaccionan.

¿Puede el ruido blanco volverse adictivo?

La gran mayoría de los padres quieren enseñar a sus hijos a conciliar el sueño solos porque tienen miedo de que el ruido blanco se convierta en una muleta para dormir. Si bien los niños pueden acostumbrarse al ruido, ninguna investigación muestra que realmente pueda volverse adictivo.

Sin embargo, dado que las máquinas de ruido blanco son un invento relativamente nuevo, nadie sabe realmente si tienen consecuencias a largo plazo. Por ejemplo, algunos temen que puedan ralentizar el desarrollo cognitivo o provocar trastornos auditivos.

Nuevamente, no hay evidencia para probar estas teorías. Pero en caso de que te sientas preocupada de todos modos, puedes dejar de usar una máquina de ruido blanco para tu bebé. En las secciones que siguen, le mostraré cómo hacerlo de manera segura y efectiva, brindándole algunas reglas básicas a seguir.

Cómo hacer que tu bebé duerma sin ruido blanco otra vez

Lo primero es lo primero, es esencial comenzar a alejar a su bebé del ruido blanco gradualmente. En otras palabras, no debe simplemente quitar la máquina de una vez y nunca volver a usarla. Tal cambio podría ser demasiado drástico para su hijo, lo que dificulta que se duerma.

Más bien, comience dejando que la máquina funcione solo unas pocas horas en lugar de toda la noche. Aunque su hijo probablemente notará la ausencia de inmediato y se despertará varias veces, pronto se adaptará.

Con el tiempo, deja que el ruido se reproduzca cada vez más, hasta que finalmente puedas detenerlo por completo. Durante este proceso, preste siempre atención a las reacciones de su hijo. Si es necesario, tranquilízalo en caso de que el cambio cause alguna molestia o irritabilidad.

Además de apagar la máquina, también puede ser una buena idea comenzar a bajar el volumen lentamente. En unas pocas semanas, puede pasar de su volumen normal a un silencio total. De esa manera, el cambio probablemente no será demasiado duro para su bebé.

De cualquier manera, la gradualidad del proceso es definitivamente la clave del éxito. Mientras sea paciente y deje que su hijo se adapte a su nueva rutina de sueño a su propio ritmo, no tendrá nada de qué preocuparse.

Para ir finalizando

Las máquinas de ruido blanco han demostrado ser un salvavidas para los padres que no pueden hacer que sus bebés duerman toda la noche. Si los usa de manera segura y se asegura de que no sean demasiado ruidosos, realmente pueden marcar una gran diferencia y permitir que toda su familia descanse.

En cuanto a lograr que tu bebé duerma sin el ruido, es mejor comenzar cuando tenga alrededor de 2 años. Asegúrese de comenzar a destetarlos de la máquina lentamente, permitiéndoles ajustarse y establecer una nueva rutina en su lugar. Hágalo y su hijo podrá dormir sin la máquina en solo un mes más o menos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: