Cómo se puede reducir la sensibilidad auditiva

15 de octubre de 2022

Todos hemos experimentado escuchar un ruido fuerte y repentino que nos hizo darnos cuenta o llamar la atención. Esto sucede de vez en cuando para la mayoría de las personas. Para aquellos con sensibilidad auditiva, puede ser algo cotidiano.

Los ruidos comunes como licuadoras, la lavadora o el ruido del tráfico pueden parecer abrumadores e incluso dolorosos para las personas sensibles a los sonidos. Si usted o alguien en su hogar tiene esta condición, puede tomar medidas para minimizar su efecto.

¿Qué es la sensibilidad auditiva en niños y adultos?

La sensibilidad auditiva, a veces llamada hiperacusia, afecta aproximadamente a una de cada 50.000 personas; en los Estados Unidos, LATAM y Europa, LATAM y Europa, miles de personas han sido diagnosticadas con este problema. Otros pueden luchar con eso y no darse cuenta.

La causa de la sensibilidad auditiva difiere de un caso a otro. Algunas personas son sensibles a los ruidos desde que nacen. Por lo general, esto se hace evidente por completo cuando tienen edad preescolar o jardín de infantes. Otras personas desarrollan hiperacusia a medida que envejecen, tal vez debido a la exposición constante a sonidos fuertes o una afección auditiva correlativa como el tinnitus.

Con sensibilidad auditiva, todos los ruidos suenan fuertes. Los sonidos del mundo compiten entre sí, provocando una compilación frustrante de múltiples sonidos a la vez. Esto dificulta que las personas con hipersensibilidad al sonido distingan conversaciones individuales, se concentren en las tareas y reproduzcan los sonidos que escuchan.

Síntomas comunes en personas con sensibilidad auditiva

Como la mayoría de las condiciones, la sensibilidad auditiva se presenta de manera diferente en cada persona. A continuación se muestran algunos de los síntomas más comunes que pueden indicar hipersensibilidad a los ruidos:

  • Abrumarse rápidamente: los niños y los adolescentes pueden desarrollar una tendencia a los arrebatos emocionales, especialmente cuando se colocan en entornos ruidosos.
  • Retraimiento social: muchas personas con sensibilidad auditiva se apartan de las situaciones para evitar lidiar con ruidos intensos.
  • Depresión y cambios de humor: la sensibilidad auditiva puede aislar, lo que lleva a muchas personas con la afección a sentirse deprimidas y ansiosas.
  • Dificultad para hablar: puede ser difícil distinguir los sonidos individuales dentro de las palabras si todo suena fuerte o estático. El retraso en el habla o la mala dicción en niños y adultos pueden ser un indicador de sensibilidad auditiva.

Cualquier cambio o inquietud con respecto a su audición o la de un miembro de su familia debe comentarlo con su proveedor de atención médica, para que pueda determinar los próximos pasos a seguir.

Ejemplos de tratamientos de sensibilidad auditiva

La disminución de la sensibilidad auditiva puede ocurrir con tiempo y paciencia. Algunas formas de reducir los efectos de la sensibilidad auditiva incluyen:

  • Exponer al individuo a los sonidos poco a poco. Esto ayuda a desensibilizar a la persona y la ayuda a concentrarse en un ruido sobre otro.
  • Instalación de material de insonorización en habitaciones. Los materiales de insonorización como el aislamiento, las barreras y las peticiones amortiguan el sonido y crean entornos relajantes para quienes son hipersensibles al ruido.
  • Usar un dispositivo que envía ruido estático blanco al oído. La estática reduce otros sonidos, haciéndolos sentir menos dolorosos.

Independientemente del tipo de tratamiento que pruebe para usted o para alguien que le importa, puede estar seguro de que existe una solución práctica para este problema. Explore los productos de insonorizarsonido.com para encontrar soluciones de insonorización excepcionales y confiables.