Cómo arreglar los zapatos que rechinan (y dejar de molestar a los demás)

Algunos de nosotros estamos demasiado familiarizados con el sonido de un zapato chirriante que nos sigue con cada paso.

Es molesto, interfiere con nuestra paz y la cordura de las personas que nos rodean, y lo peor que podemos hacer es dejarlo estar y tratar de acostumbrarnos.

La buena noticia es que la mayoría de las veces este problema se puede solucionar fácilmente.

Por eso estamos aquí para enseñarte cómo deshacerte de ese molesto sonido de una vez por todas, ¡así que sigue leyendo para descubrirlo!

Cómo arreglar zapatos que rechinan

Puede ser francamente vergonzoso cuando caminas en una iglesia completamente silenciosa y tus zapatos hacen ruidos chirriantes. Veamos formas de arreglar los zapatos que rechinan.

¿Por qué chirrían los zapatos nuevos?

Compró zapatos nuevos y brillantes y se pregunta qué es ese ruido chirriante.

Bueno, muchas veces la razón de esto es que las suelas de goma son demasiado suaves. Sí, tus zapatos nuevos necesitan amoldarse.

Cuando camina sobre superficies lisas como el linóleo, la goma lisa hará que los sonidos chirriantes rocen contra ella.

Una vez que la goma nueva se desgaste, comenzará a notar menos chirridos con el tiempo. Cubriremos los métodos de cómo solucionar esto en este artículo.

¿Por qué rechinan los zapatos viejos?

Si se trata de zapatos viejos (especialmente zapatos de cuero), lo más probable es que simplemente estén desgastados.

Con el tiempo, los zapatos gastados tienden a chirriar debido a las plantillas sueltas que se mueven dentro del zapato. Cuando se desgastan, las suelas de los zapatos pueden aflojarse y hacer que no se ajusten correctamente y balancear los pies hacia adelante.

Una suela interior y una entresuela flojas pueden provocar movimientos de la suela dentro del zapato. En este caso, es posible que deba ir a un taller de reparación de calzado y colocarle plantillas nuevas a sus zapatos.

Paso uno: Descubrir la raíz del problema

Lo primero que debes saber es que puede haber diferentes razones por las que tus zapatos rechinan. Y no todos son