Cómo afecta el ruido a la comunicación

Nadie quiere pedirle a alguien que lo repita por cuarta vez consecutiva cuando conversa en una habitación ruidosa o se esfuerza por escuchar una llamada telefónica sobre el ruido de fondo en el otro extremo. El ruido puede tener un impacto significativo en la forma en que nos comunicamos entre nosotros. Ya sea en una oficina, en un lugar de trabajo industrial o en el hogar, el ruido puede impedir que transmitamos nuestro mensaje de manera efectiva a quienes nos rodean. Descubra exactamente cómo el ruido afecta la comunicación, los diferentes tipos de ruido que afectan la comunicación y cómo reducir el ruido para mejorar la comunicación.

¿Qué es el ruido de comunicación?

El ruido de la comunicación se puede definir como cualquier barrera que impide un proceso de comunicación eficaz. Cuando una forma de ruido interrumpe el proceso de comunicación del emisor al receptor, se considera ruido de comunicación.

El ruido puede distraer al receptor y hacer que no escuche correctamente el mensaje del remitente. O podría distraer al remitente, haciéndole difícil comunicar el mensaje de manera efectiva. De cualquier manera, el ruido se convierte en una barrera para la comunicación. El ruido de la comunicación se puede encontrar en casi todos los entornos y contextos, incluidos los entornos cara a cara, grupales y organizacionales. Los estudios han demostrado que en entornos organizacionales específicamente, las empresas han perdido miles de millones de euros debido al ruido de la comunicación.

Tipos de ruido que pueden afectar la comunicación

El ruido que afecta la comunicación puede ser causado por diversas fuentes que también pueden causarlo. La forma en que el ruido es una barrera para la comunicación depende del tipo específico de ruido. Estos son algunos de los diferentes tipos de ruido que pueden afectar la comunicación efectiva.

Ruido físico

Cualquier perturbación o interferencia que provenga de una fuente externa se considera una forma de ruido físico. En otras palabras, puede ser cualquier cosa que provoque un entorno ruidoso en la comunicación. Los ejemplos de ruido físico pueden incluir estática en una llamada, el ruido de un avión volando sobre el edificio y personas hablando durante una reunión o presentación, entre muchos otros. El ruido físico también puede ser no auditivo. Por ejemplo, si alguien hace un gesto y te distrae, es posible que no recibas el mensaje. Esto es ruido visual, otra forma de ruido físico.

Ruido fisiológico

El ruido fisiológico ocurre cuando una sensación dentro de su cuerpo le impide escuchar un mensaje. Es posible que no escuche bien porque se siente agotado o hambriento, por ejemplo. Esto le impide ser capaz de concentrarse y asimilar la información. El ruido fisiológico es cualquier problema fisiológico o estado de salud que interfiere con su atención al mensaje que se le comunica.

Ruido Cultural

Las personas pueden pertenecer a muchas culturas o grupos culturales diferentes. Algunos de estos incluyen nacionalidad, región, posición social, género, edad y carreras. Debido a que cada individuo es miembro de grupos culturales únicos, sus valores, creencias, actitudes y expectativas también difieren. Esto a menudo puede generar ruido cultural, ya que el mensajero podría no comunicar el mensaje de la mejor manera para que el receptor lo entienda debido a las diferencias culturales.

Ruido Psicologico

El ruido psicológico incluye distracciones dentro de la propia mente del oyente. ¿Conoces la voz en tu cabeza? Podría estar hablando sobre la persona con la que estás hablando. También puede estar pensando en otras cosas, como lo que va a cenar o cómo lidiará con una situación complicada en el trabajo, que le impiden escuchar con atención.

El ruido psicológico también puede provenir de las diferencias entre las opiniones, actitudes, suposiciones y sesgos personales de los individuos. Debido a que las personas ven y entienden el mundo de diferentes maneras, pueden malinterpretar el lenguaje utilizado, el contenido, las creencias percibidas o la actitud del mensajero durante la comunicación. Como resultado, es posible que el receptor no entienda el mensaje de la forma en que se pretendía comunicarlo.

Ruido semántico

El ruido semántico se refiere a la falta de comunicación como resultado de la elección incorrecta de las palabras o el lenguaje utilizado. Cuando el lenguaje del comunicador no es lo suficientemente claro o simple de entender, puede interferir con la capacidad de la audiencia para recibir el mensaje deseado de manera efectiva. Un ejemplo de ruido semántico es alguien que usa términos profesionales de alto nivel cuando la audiencia está en un nivel de principiante. Otros ejemplos incluyen errores gramaticales, estructuras de oraciones ilógicas y conceptos abstractos sin explicaciones. Cualquiera de estos problemas semánticos puede hacer que el oyente pierda la concentración y se pierda el mensaje que se está comunicando.

Ruido técnico

El ruido técnico es cualquier cosa técnica que impide que la audiencia escuche, reciba y comprenda un mensaje con claridad. Esto puede incluir problemas técnicos como conectividad lenta, servidores inactivos o problemas con equipos técnicos como cámaras web o micrófonos.

Ruido Organizacional

El ruido organizacional ocurre cuando una organización empresarial tiene una estructura que impide ciertos canales de comunicación. En algunas organizaciones, estos canales de comunicación están estructurados para garantizar que los miembros del equipo sepan exactamente con qué miembros deben comunicarse. Sin embargo, cuando esto no está claramente definido y no conoce o ignora los canales de comunicación correctos en su organización, el mensaje puede perderse. Y aquí es cuando se produce el ruido organizacional.

Cómo superar las barreras de comunicación

Debido a su capacidad para interrumpir u oscurecer un mensaje, el ruido tiende a ser una de las barreras de comunicación más comunes. Para superar las barreras del ruido, debe establecer con precisión cuál es la fuente. A menudo, esta puede ser la parte más difícil, ya que no siempre está claro de dónde proviene exactamente el ruido. Pero solo una vez que se ha determinado la fuente puede hacer un plan para superarlo. Junto con la fuente del ruido, establezca el tipo de ruido para que pueda determinar la mejor manera de superarlo.

Por ejemplo, si se trata de ruido físico, intente eliminar tantas distracciones físicas como sea posible. Esto podría significar retirar los teléfonos de las salas de reuniones o cerrar todas las puertas y ventanas. Si el ruido es técnico, asegúrese de que todo el equipo técnico funcione correctamente con anticipación y tenga copias de seguridad en su lugar.

La mejor manera de superar las barreras de comunicación y garantizar que los mensajes se reciban y comprendan con claridad es planificar con anticipación. Elimine la mayor cantidad posible de objetos que puedan causar ruido antes de la comunicación. Y prepárese para cualquier otro factor que pueda surgir o interferir con el mensaje durante la comunicación.

Impactos del ruido de la comunicación

Claramente, el ruido de la comunicación puede tener un profundo impacto en la capacidad de una persona para escuchar y comprender los mensajes. Puede dificultar la concentración y hacer que las personas se pierdan información o instrucciones importantes. El ruido de la comunicación también puede tener consecuencias sociales aún más significativas para las personas que luchan contra la pérdida auditiva.

No poder escuchar claramente lo que se comunica puede comprometer su seguridad. Además, el ruido puede generar problemas de salud, disminuir la productividad de los empleados, comprometer la privacidad y la confidencialidad, impedir que los niños aprendan de manera efectiva y evitar que los adultos mayores participen en entornos sociales.