Cómo evitar que el perro del vecino ladre toda la noche

Los perros son algunos de los compañeros más leales, juguetones y adorables que uno puede tener. Sin embargo, no importa cuán lindo sea un perro, inevitablemente ladrará. Claro, un guau ocasional aquí y allá es completamente aceptable. Pero, ¿qué sucede cuando el perro de tu vecino ladra todas las noches? El ladrido constante se volverá disruptivo en poco tiempo.

Como vecino, debe comprender que todos los perros ladran. Sin embargo, te mereces paz y tranquilidad durante la noche. Entonces, ¿qué puedes hacer con un perro ruidoso? Aquí hay algunos consejos y trucos que deberían ayudar a detener los ladridos de un perro durante la noche.

¿Por qué el perro de tu vecino ladra toda la noche?

Si parece que el perro de tu vecino está ladrando toda la noche a la nada, no estás solo. La verdad es que los perros ladran con bastante frecuencia y no les preocupa perturbar los patrones de sueño de las personas. Pero debe comprender que los perros suelen ladrar por una razón. Por lo tanto, antes de asumir que el perro de tu vecino ladra solo para fastidiarte, trata de averiguar qué sucede cuando él ladra, ya que eso también podría ayudarte a encontrar una solución.

Para empezar, los perros son increíblemente sensibles al ruido externo, lo que podría alentarlos a ladrar sin control. Esto es especialmente común en áreas urbanas bulliciosas con una vida nocturna activa. Cualquier cosa, desde otros perros que ladran hasta sirenas distantes y automóviles que pasan, puede desencadenar la audición sensible del perro y hacer que ladre, incluso si usted mismo no puede escuchar el ruido.

Además, la frase perro guardián existe por una razón. De hecho, los perros son naturalmente protectores. Entonces, si escuchan que alguien llama a la puerta, personas caminando por el pasillo o simplemente el ruido de la televisión de su vecino, es posible que comiencen a ladrar para advertir a los posibles intrusos.

Otro desencadenante importante, pero que a menudo se pasa por alto, es la energía reprimida del perro. Los perros que no hacen suficiente ejercicio durante el día normalmente liberarán esa energía por la tarde o la noche. Y, por último, el aburrimiento y la soledad pueden desempeñar un papel importante en el desencadenamiento de los ladridos nocturnos. Los perros pueden experimentar ansiedad por separación si no han visto a su dueño o no pueden alcanzarlo. O simplemente pueden estar aburridos y usar los ladridos como una forma de distraerse.

Cómo hacer que el perro de tu vecino deje de ladrar

Hacer que el perro de tu vecino deje de ladrar toda la noche puede parecer increíblemente difícil, especialmente si esta situación ha durado semanas o meses. Sin embargo, hay muchos métodos que puede emplear de inmediato, para que pueda disfrutar de una buena noche de sueño.

Habla con tu vecino

No hace falta decir que primero debe hablar con su vecino antes de intentar cualquier otra cosa. Existe una gran posibilidad de que no se den cuenta de cuánto ruido hace su perro durante la noche, especialmente si están en el trabajo. O bien, es posible que ya estén al tanto del problema y estén trabajando para encontrar una solución.

Recuerda darle a tu vecino el beneficio de la duda y evita acusarlo. De lo contrario, hará que se pongan más a la defensiva y sea menos probable que hagan algo al respecto.

También es vital tener esta conversación cara a cara. Dejar una nota anónima en la puerta de tu vecino puede parecer una excelente manera de evitar una confrontación. Sin embargo, eso solo les facilita ignorar su queja.

Así que asegúrese de hablar con ellos en persona y explicarles cómo los ladridos del perro afectan su sueño. Aproveche esta oportunidad para ponerse del lado bueno. Hacer eso motivará a su vecino a encontrar una solución. Tenga en cuenta que si se niega a hablar con ellos, usted es la mitad del problema.

Cuando hables con tu vecino, también debes preguntarle sobre su experiencia con los perros. Si esta es su primera mascota, siempre es una buena idea empujarlos en la dirección correcta. Puede mostrarles recursos de entrenamiento de ladridos, recomendarles que lleven a su perro a un entrenador profesional o incluso aconsejarles sobre algunos dispositivos más silenciosos que no estresarán a su perro.

Al hacer el trabajo pesado usted mismo y simplemente compartir la información, aumenta las posibilidades de que su vecino realmente lo intente.

Bloquea la visión de los perros

Los perros son animales territoriales y pueden percibir tu presencia como una amenaza y usar los ladridos como una forma de advertirte. Aunque esto suele ocurrir durante el día, algunos perros son más activos durante la noche. Como resultado, si el perro del vecino ladra debido a su comportamiento territorial, tendrás que bloquear su visión para que no pueda ver tu casa o jardín. Puede hacerlo plantando algunos arbustos o árboles a lo largo de la línea de propiedad entre usted y el jardín de su vecino o colocando una cerca.

hacer amigos con el perro

Algunos perros se vuelven territoriales en base a olores extraños. Y, para sorpresa de nadie, su propiedad tendrá su aroma. Por lo tanto, incluso si el perro no puede verte, es posible que sienta tu presencia y lo incite a ladrar incluso de noche. Si eso sucede, es hora de usar tu arma secreta: la amabilidad.

En otras palabras, deberás hacerte amigo del perro para que deje de verte como un peligro. Puedes hacerlo preguntándole cortésmente a tu vecino si puedes conocer a su perro y jugar un poco con él. Eso hará que el perro se acostumbre a tu olor y te vea como un amigo. Algunos entrenadores de perros también recomiendan que el vecino traiga a su perro a su jardín. De esa forma, podrán acostumbrarse a tu tierra ya tu presencia.

La comida es otro método fácil para llegar al corazón de un perro. Sin embargo, no alimente al perro de otra persona a menos que tenga el permiso del dueño. Eso se debe a que algunos perros pueden tener problemas digestivos, alergias o dietas específicas debido a ciertas condiciones de salud. Y seamos honestos: ¿realmente quieres ser responsable de enfermar al perro de tu vecino? Como resultado, es mejor preguntarle al dueño sobre las golosinas que usa y pedirle permiso para darle una al perro de vez en cuando.

Finalmente, es posible que el perro no esté acostumbrado a tu presencia porque no visitas el jardín con demasiada frecuencia. Por lo tanto, debe pasar más tiempo allí, ya sea haciendo ejercicios en el césped o relajándose en una silla y leyendo un libro. Como mínimo, puede tomar algunas de sus camisetas, calcetines y zapatos viejos usados ​​y colocarlos a lo largo de la cerca. Eventualmente, el perro se familiarizará con tu olor y dejará de ladrar cada vez que sienta tu presencia.

Usa dispositivos antiladridos

A veces, no importa cuán amablemente te acerques a tu vecino, no hará nada por su perro. Pero no se asuste si eso sucede, siempre puede buscar otra solución, como dispositivos ultrasónicos.

En términos generales, los entrenadores de perros por ultrasonidos son productos que emiten frecuencias específicas que solo los perros pueden escuchar. Disponibles como dispositivos independientes o collares, se activan con la vibración y el ruido. Una vez activados por el ladrido de un perro, los dispositivos ultrasónicos generan un sonido que distrae a los perros y evita que ladren. Por lo tanto, siempre que el perro esté dentro del alcance del dispositivo, debe escuchar el sonido ultrasónico y evitar ladrar.

Aunque la mayoría de los dispositivos ultrasónicos pueden ser efectivos, es mejor elegir uno que sea discreto. Por ejemplo, puede encontrar pajareras ultrasónicas que pueden evitar que el perro de su vecino ladre sin que su vecino sepa lo que está haciendo. Este dispositivo encubierto se puede colocar en su patio o balcón y debe brindar protección a largo plazo contra los ladridos de perros.

Del mismo modo, puedes comprar silbatos ultrasónicos. Funcionan como la mayoría de los dispositivos ultrasónicos y pueden entrenar a los perros para reducir la regularidad de sus ladridos. Desafortunadamente, son manuales, lo que significa que tendrás que hacer sonar el silbato cada vez que el perro del vecino empiece a ladrar. Si bien este método es efectivo, requiere que uses el silbato de inmediato cuando el perro ladra, y eso no siempre es posible.

Presentar una queja

Si todo lo demás falla, todavía hay una solución: presentar una queja formal ante la asociación de propietarios, el arrendador, el control de animales o incluso la policía. Esto se debe a que las mascotas ruidosas por lo general violan las normas de la asociación de propietarios y los términos de los contratos de arrendamiento de apartamentos, especialmente si el ruido ocurre durante la noche. Y en algunos estados, los servicios para animales pueden investigar a las personas que no cuidan a sus perros y les permiten molestar al vecindario.

Sin embargo, asegúrese de leer las leyes locales antes de presentar una queja y vea si existen regulaciones contra los ladridos de perros. Recuerde que cada estado tiene su propia versión de las leyes de ruido excesivo. Por ejemplo, el código municipal de Los Ángeles lo define como un ruido que es injustificadamente perturbador, molesto, ofensivo o que interfiere con la comodidad de las personas que ocupan la propiedad en la comunidad o vecindario dentro de una proximidad específica al lugar donde se mantiene el perro.

Además, también deberías hablar con otros vecinos y ver si ellos también quieren presentar una denuncia. De esa manera, aumenta la credibilidad de su propia queja y al mismo tiempo presiona al dueño del perro para que solucione el problema.

Es importante mencionar que las quejas por primera vez por lo general resultarán en una advertencia. Si el ruido continúa y logra obtener pruebas, puede presentar más quejas. Esto a menudo desencadenará un caso judicial, durante el cual su vecino podría ser multado o incluso perder el derecho a tener un perro. Por lo tanto, es seguro decir que las quejas pueden afectar negativamente la relación entre usted y su vecino, así que utilícelas solo como último recurso.

Consejos para hacer frente al ladrido de un perro durante la noche

Lamentablemente, algunos vecinos son más tercos que otros. Como resultado, es posible que ignoren tu solicitud de lidiar con los ladridos de su perro. Pero eso no significa que ya no podrá disfrutar de una buena noche de sueño. Aquí hay algunos consejos que deberían ayudarlo a lidiar con un perro ruidoso sin tener que lidiar con el perro en sí:

Use orejeras con cancelación de ruido

Las orejeras con cancelación de ruido se parecen a los auriculares que se colocan sobre las orejas. Sin embargo, son almohadillas para los oídos hechas de un material especial que amortigua el volumen del sonido antes de llegar a tus oídos. Dado que la amortiguación de ruido está integrada en las orejeras, no requieren una fuente de alimentación para funcionar. Y lo mejor de todo, son increíblemente cómodos, lo que significa que no sentirás que los llevas puestos.

Como resultado, las orejeras con cancelación de ruido pueden ser una forma confiable de ignorar los ladridos del perro y dormir sin interrupciones. Claro, no evitarán que el perro de tu vecino haga ruido, pero al menos harán que sea más fácil lidiar con él.

Usa máquinas de ruido blanco

El ruido blanco se refiere a un sonido que contiene todas las frecuencias del espectro de sonidos audibles en igual medida. Debido a su naturaleza de abarcar múltiples bandas de sonido, el ruido blanco también se conoce como ruido de banda ancha.

Lo que hace que el ruido blanco sea tan interesante es su capacidad para bloquear el sonido exterior y enmascarar los ruidos molestos. Como resultado, si desea reducir el ruido proveniente del perro de su vecino, debe comprar una máquina de ruido blanco. Disponibles en una variedad de diseños, colores, estilos y rangos de precios, las máquinas de ruido blanco son perfectas para cualquier hogar, independientemente de su presupuesto. Así que asegúrese de probarlos, especialmente si el perro de su vecino está afectando su sueño.

Insonoriza tu dormitorio

A primera vista, esto podría parecer una solución extrema. Después de todo, se sabe que la insonorización es costosa y requiere ayuda profesional. Sin embargo, hoy en día, los materiales de insonorización son más diversos, efectivos y asequibles que nunca. De hecho, ni siquiera tiene que contratar a alguien para que lo haga por usted, gracias a nuestras guías y consejos que pueden ayudarlo a comenzar.

Relajarse

Tener que lidiar con un perro que ladra aumentará tus niveles de estrés, lo que puede causar ansiedad. Cuando eso suceda, se sentirá irritado y no podrá dormir, incluso si el ruido se reduce. Pero al crear una rutina de cuidado personal, podrá reducir sus niveles de estrés, relajarse y aprender a ignorar los niveles de ruido bajos y moderados.

La forma más fácil de hacerlo es pensar en actividades que te hagan feliz, como ver una película, tomar un refrigerio o tomar un largo baño de burbujas. También debe meditar durante al menos cinco a diez minutos cada día. Eso mejorará su capacidad para ignorar las distracciones y le permitirá concentrarse en sus tareas.

En resumen, cuanto menos estresado esté, menos se preocupará por los ladridos del perro de su vecino.

Conclusiones clave

Aunque no son agradables, los perros que ladran toda la noche son increíblemente comunes. Ya sea que sean territoriales y quieran protegerse de posibles intrusos o simplemente estén aburridos, los perros pueden encontrar muchas razones para ladrar regularmente.

Pero, hablando con su vecino o instalando algunos dispositivos ultrasónicos, puede lidiar fácilmente con un perro ruidoso. Y, si todo lo demás falla, puede presentar una queja ante las autoridades superiores y dejar que los profesionales se encarguen del problema del ruido.

Solo recuerda que mostrar empatía y encontrar una solución pacífica es siempre la mejor opción.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: